Las 10 Mejores Atracciones Turísticas En Quebec

Quebec City's Petit Champlain District
Asymetric/Finn O’Hara
Asymetric/Finn O’Hara

Un safari y un hotel hecho de hielo se mezclan con maravillas históricas y naturales en la provincia más grande de Canadá.

Museo de Historia de Canadá

El Museo de Historia de Canadá

El Museo de Historia de Canadá es uno de los museos más antiguos del país, que data de 1856. También es el museo más visitado del país, con 1.2 millones de visitantes al año. ¿Por qué tanta gente lo visita? Los 4 millones de artículos del museo de Gatineau siguen la historia del país y del mundo, empezando hace 20,000 años. En el Grand Hall, descubre la historia, la cultura y las creencias de las Primeras Naciones de Pacífico de Canadá en un escenario hermoso con vista al Río Ottawa y al Parliament Hill. Observa los tótems espectaculares junto a las casas de los nativos, antes de pasar al First People’s Hall para conocer más sobre las raíces de los Aborígenes de Canadá. Asegúrate de saber cuáles son las exposiciones temporales que se están presentando y ve a la sala de cines CINE+ 3D para ver una película.

Petit Champlain - Credit: Asymetric/Finn O’Hara

Quartier du Petit Champlain

Los visitantes de la Ciudad de Quebec hablan sobre su encanto europeo y el mejor ejemplo de esto es el distrito de Petit Champlain (Quartier du Petit Champlain), uno de los barrios más viejos en Norteamérica. Camina las calles empedradas angostas y visita las muchas boutiques y tiendas para un llevarte un suvenir a la moda. Deja que tu olfato te guíe a uno de los muchos restaurantes y bistrós y asegúrate de hacerte un espacio para no perderte uno de los postres locales en La Petite Cabane à Sucre.

Mont-Tremblant

Mont-Tremblant

Ubicado en las pintorescas Montañas Laurentian de Quebec, Mont-Tremblant es uno de los destinos de esquí más reconocidos en la provincia. Mucha nieve natural y unos de los mejores sistemas para hacer nieve en el mundo hacen posible que los snowboarders y los esquiadores disfruten de una temporada larga y feliz. Si no te hace tan feliz descender de una montaña, hay varias actividades durante todo el año que vale la pena hacer en tu viaje. Agarra tu gorra y vete a patinar, a subirte en una moto nieve, a hacer snowshoeing o a pasear en un trineo con perros. O, cuando es época de calor, emprende una caminata en la montaña o en bici, disfruta de la vista desde la góndola o relájate con un round de golf en alguno de los mejores campos públicos en Quebec.

La Basílica de Notre-Dame en Old Montreal - Crédito: Alice Gao

Old Montreal

Old Montreal es el nombre perfecto para este barrio ya que es el más antiguo de la ciudad y es donde se encuentra el sitio en donde Montreal se estableció por primera vez en 1642. Sus calles empedradas recuerdan a Europa, se pueden ver carrozas con caballos que llevan a las personas al laberinto de atracciones que ofrece y sin embargo, la gente que se reúne en Old Montreal son jóvenes y divertidos. Hay mucha gente que visita las vastas boutiques de moda local y los cafés. La gente se reúne en el área para caminar, andar en bici, tomar un bote para pasear en la zona costera (conocida como Old Port) durante el día y en la noche tomar algo de beber o cenar en los muchos restaurantes modernos. Y esto no solo ocurre en el verano. A finales de enero, miles de personas se ponen sus trajes de nieve y se reúnen en el puerto para el Igloofest, un festival de música electrónica al aire libre. Old Montreal es una mezcla increíble de lo nuevo y lo antiguo que no puedes dejar de ver.

Hotel de Hielo

Hôtel de Glace

El único hotel de hielo en Norteamérica está ubicado a tan solo unos pasos de la Ciudad de Quebec. El Hôtel de Glace, que parece salido de un cuento de hadas, ha alojado a huéspedes durante 15 años y cada año presenta nuevas y frescas características e ideas. Ponte los guantes para tomar una copa de champagne de hielo burbujeando con cidra de hielo, pasa una hora en los spas y saunas al aire libre y luego vete a tu habitación donde las paredes son de hielo, el techo es de hielo y sí, la cama es también de hielo. A pesar de que te tienes que llenar de capas para mantenerte caliente, no hay ninguna otra experiencia igual que pasar una noche en el Ice Hotel. Entre enero y marzo, visita el hotel o quédate una noche en esta obra de arte.

Jardín Botánico de Montreal - Crédito: Asymetric/Finn O’Hara

El Jardín Botánico de Montreal

Detenerte a oler las flores toma un nuevo significado completamente distinto en el Jardín Botánico de Montreal, uno de los mejores en el mundo. Con 22,000 especies de plantas y cultivos que habitan en sus 10 verandas, 20 jardines temáticos y un pabellón, es posible que no puedas oler todas pero por qué no soñar en grande. Ya sea que te gusten más las lilas, las flores de loto, las orquídeas o las suculentas, o solo te guste ver las hermosas flores, siempre hay algo para todos. El Jardín Botánico es un oasis dentro de la ciudad, a tan solo unos minutos del centro de la ciudad. De hecho está justo a lado del Estadio Olímpico y el Biodome, lo que lo hace perfecto para un paseo de un día.

Mount Royal Park Montreal

Mount Royal

Mount Royal es, como te imaginarás, una montaña ubicada justo en el corazón de Dowtown Montreal, la mayor parte dentro de un parque con el mismo nombre. Fue, de hecho, Frederick Law Olmstead, el diseñador de Central Park de Nueva York, quien hizo el Parque Mount Royal y los dos puntos sirven al mismo propósito: existir para ser un espacio natural en la ciudad, en donde se reúnen las personas, conviven, pasan tiempo fuera, hacen algún deporte y mucho más. Sube al punto más alto y visita la cruz gigante mientras ves toda la ciudad de Montreal. O bien, haz tu visita un domingo para ser testigo de uno de los mayores atractivos de Mount Royal: los tam-tams. Los Tam-tams son reuniones semanales (si el clima así lo permite) de bateristas, bailarines, vendedores y mucho más. Es una enorme fiesta en el exterior y tú estás invitado.

Old Quebec

Old Quebec

Old Quebec (o Vieux-Québec, como la conocen los locales) no es tanto una atracción sino una colección de atracciones turísticas impresionantes, todas en una misma área histórica. Este tesoro patrimonio de la humanidad de la UNESCO es perfecto para un día de viaje. En tan solo unas horas puedes ver la arquitectura que data de hace siglos, así como iglesias impresionantes y capillas que te remontan a la historia religiosa de la provincia. Por supuesto, si no eres fanático de la historia, el área está llena de entretenimiento, desde arte y música hasta shopping y exquisitas cenas. En verdad, esta es un área que debes visitar en la Ciudad de Quebec.

Montmorency Falls Park

Parque Montmorency Falls Park

Muchas personas se sorprenden cuando descubren que existe una cascada que es la mitad más grande que las Cataratas de Niagara a solo unos minutos de la Ciudad de Quebec. A 272 pies de altura, la Cascada de Montmorency es algo que tienes que ver, tanto desde de la ciudad como desde cerca en el Montmorency Falls Park (Parc de la Chute-Montmorency en francés). Pasa el rato cerca de la base y siente la brisa en tu cara, o conduce la góndola hasta arriba para una vista espectacular. Los visitantes más aventureros pueden elegir subir uno de los tres senderos de la Via Ferrata, haciendo paradas en los miradores a lo largo del camino para unas cuantas fotos dignas de subir a Instagram, o incluso atravesar las cataratas en tirolesa. Por supuesto, una vez que llegues a la cima te puedes sentar y disfrutar de una gran comida o unos cuantos tragos de celebración en el elegante Manoir Montmorency.

Parc Omega

Parc Omega

Justo entre Ottawa y Montreal, podrás visitar la versión canadiense de un safari. Parc Omega es un parque safari en el que conduces tu propio coche. Compra una bolsa de zanahorias en la tienda de regalos antes de entrar (confía en nosotros) y luego empieza el recorrido por la ruta natural de 9 millas. Pasarás por lagos, entre colinas rocosas, a través de valles, bosques y prados, todo esto viendo de cerca a los animales que habitan en ellos. Baja la ventana, sujeta una zanahoria y ve cómo los venados e íbices se acercan a comer. Détente para ver cómo una manada de bisontes atraviesan el camino y mantén tus ojos abiertos para ver un jabalí o un castor. Luego, paga la visita aparte para ver las áreas de lobos, osos, coyotes y zorros. Esto no es un zoológico, es la naturaleza.

Related Posts