Lo mejor que tienen para ofrecerte los Territorios del Noroeste es llevarte a lo más salvaje, sacarte de tu zona de confort y alrededor de la comunidad local.

Las auroras boreales - Crédito: Tessa MacIntosh

Auroras boreales

Las auroras boreales no necesitan presentación. La mayoría de la gente ya está muy familiarizada con este fenómeno natural, en el que se ve una brillante danza de rojos, azules, verdes y amarillos que cruzan el cielo nocturno. Es decir, estamos hablando del primer deseo en la lista de las 10 cosas por hacer en esta vida. Lo que quizás no sabes es que los Territorios del Noroeste ofrecen algunas de las mejores (si no es que LAS mejores) vistas de las auroras boreales del mundo. Tanto en otoño como en invierno, cuando el cielo es claro, te puedes sentar, recargarte, mirar hacia arriba y disfrutar uno de los más grandiosos espectáculos de la tierra. Renta una posada, una cabaña o un tipi en plena naturaleza para que puedas gozar de estas luces con estilo. Dirígete en esquís, en trineo de perros o en motonieve a un lugar especialmente despejado y convierte todo en una gran actividad. O asómate por la ventana de tu hotel y maravíllate con la Madre Naturaleza. No es una atracción turística en el sentido estricto, pero realmente no puedes hablar de los Territorios del Noroeste sin hablar de las auroras boreales.

Lago Great Slave

El lago Great Slave, que bordea la capital provincial Yellowknife, es el lago más profundo de Norteamérica (2,014 pies), el décimo más grande del mundo y, de hecho, es más grande que el lago Erie y el lago Ontario. Así que, ¿cómo quieres disfrutar algo así de enorme? ¿Qué tal en avión? Hay hidroaviones que van y vienen por el lago, y ofrecen vistas del lago que te dejan sin aliento. ¿O quizás por lancha? Renta un kayak y bordea la línea costera, o quizás un bote más grande y te vas a pescar truchas y lucios. ¿Quieres una motonieve? Hay hielo en el lago Great Slave durante ocho meses al año, y buena parte de ese tiempo lo puedes cruzar en motonieve. Escoge un lugar, quédate ahí y espera la oportunidad de ver las auroras boreales.

Reserva parque nacional Nahanni

Reserva parque nacional Nahanni

Si realmente quieres experimentar la naturaleza salvaje del norte, el Nahanni National Park Reserve es un lugar que te está esperando, especialmente a remeros. Los rápidos del río Nahanni corren a través de la reserva, pasando por cuatro grandes cañones que pueden alcanzar los 4,000 pies de profundidad. En cierto punto, el río cae 295 pies desde un acantilado, formando las cataratas Virginia, que tienen el doble de altura que su contraparte en el Niágara. Aguas termales sulfurosas, cadenas montañosas, tundra y bosques, todo esto puedes encontrar dentro de los límites de Nahanni. La reserva es un lugar remoto, pero los visitantes pueden acampar durante los meses de verano. Únete a un guía y lánzate a los rápidos, para disfrutar de vistas incomparables y una buena dosis de adrenalina. El senderismo y el alpinismo ofrecen otra perspectiva del parque, y te pueden permitir observar carneros de Dall, caribús, lobos y osos negros. No nos asombra, por tanto, que el National Geographic haya nombrado a este parque como uno de los mejores viajes de 2014.

Caminos de hielo

A lo mejor ya viste el programa de History Channel llamado “Ice Road Truckers” (Camioneros del hielo). El show se filmó originalmente en los caminos de hielo de los Territorios del Noroeste, hogar del camino de hielo más largo del mundo. ¿Lo inesperado? Que tú mismo puedes manejar y experimentar lo que son estos caminos durante los meses de invierno, con la ayuda de tours locales. Los caminos de hielo, construidos sobre nieve compactada y tres pies de hielo, añaden 8710 millas a las autopistas del territorio durante el invierno, conectándolas con minas y con las comunidades más remotas. Las condiciones pueden ser peligrosas, pero algunos operadores de tours llevarán a los visitantes a recorrer los caminos de hielo para una aventura que siempre recordarán. ¿Y qué…? puedes incluso ir por el hielo en una limusina. Es una historia para contar a los nietos.

Salt Plains en el parque nacional Wood Buffalo - Crédito: Parks Canada/C. Macdonald

Parque nacional Wood Buffalo

¿Has visitado algún parque nacional que sea más grande que todo el país de Suiza? El parque nacional Wood Buffalo en realidad es el más grande de Canadá, con más de 17,300 millas cuadradas. También es el hogar de la más grande presa hecha por castores, de una de las manadas más grandes del mundo de bisontes en libertad y es la última área de anidación natural que existe para la grulla americana, que se encuentra en peligro de extinción. Más allá de los grandiosos puntos de observación de vida animal salvaje, el enorme parque es ideal para explorar, ya sea a pie o en canoa. Puedes pasar, literalmente, semanas acampando en el parque y apenas lo podrás conocer superficialmente. Asegúrate de ir a las extrañas Salt Plains, los restos disecados del lecho marino que existió hace 380 millones de años, donde los minerales salinos son presionados desde debajo de la superficie y salen como estalagmitas sobre el terreno.

Canol Trail

¿Te gusta llegar hasta el límite? ¿Poner a prueba tus agallas en la naturaleza salvaje? El Canol Trail seguramente es la atracción justo para ti. El camino, un vestigio de la Segunda Guerra Mundial, se creó inicialmente como un camino y un canal entre Norman Wells en los Territorios del Noroeste y el Yukón. Después de haber sido utilizado durante un año, su mantenimiento se volvió muy difícil; a lo largo de la ruta todavía se pueden ver camiones oxidados, estaciones abandonadas y otras “señales del hombre”. El Canol Trail no es para tomarse a la ligera. Sus 222 millas de caminos descuidados, lecho marino, partes de montaña, cañones excavados por glaciares y muchas más sorpresas, lo convierten en uno de los caminos más difíciles de Canadá. A un senderista promedio le tomaría tres semanas completar el recorrido, alejado de la civilización en zonas vírgenes y salvajes, aunque la mayoría sólo hace una parte de mismo. Algunos han hecho el camino un poco más rápido en bicicleta de montaña, cuatrimotos, motonieves o trineos de perros. Para el resto de los mortales, hay muchas compañías que ofrecen tours aéreos de la histórica e interesante ruta.

Autopista Dempster

La autopista Dempster, con sus 450 millas, fue construida por gente a la que realmente le gustaba manejar. Súbete y empieza a rodar desde Dawson City a través de los sinuosos picos montañosos de la cadena Tombstone, a través del Círculo Ártico y hacia el delta del río Mackenzie, antes de estacionarte en Inuvik. A lo largo del camino puedes acampar, pescar, pasear en canoa y, en general, disfrutar de un escenario remoto y salvaje. El camino, nombrado en honor a un inspector de la Real Policía Montada de Canadá que atravesó la ruta en un trineo de perros, actualmente se recorre más en verano, donde las casi 24 horas de sol permiten que se disfrute un largo día de agradable viaje en auto. Llega a la cima del mundo cómodamente sentado tras el volante.

Great Northern Arts Festival

Durante 56 días de verano los Territorio del Noroeste tienen 24 horas de luz del día. En lugar de preocuparse por cómo puede esto afectar su sueño, los lugareños festejan la oportunidad de celebrar esta situación única. Durante más de un cuarto de siglo, el Festival Great Northern Arts Festival ha presentado las obras de 120 pintores, escultores, músicos de la zona y artistas de las Naciones originarias de todo el país, todo bajo el Sol de Medianoche. Observa a una mujer Gwich'in hacer a mano muñecas aborígenes y ve a un oso polar surgir de una barra de jabón en manos de un tallador nativo. Baila hip hop inuit y luego cena al estilo surf-and-turf Ártico: char (que es un pescado) y caribú, antes de pararte a bailar con el rock del norte, los cantos con la garganta y los tambores tradiciones con tus botas mukluks nuevas.

El río Keele - Crédito: Canoe North Adventures

Río Keele

Los remeros de todo el mundo regularmente se dirigen al río Keele para una nueva aventura. El río, de 215 millas, corre a través de tundra alpina, planicies alpinas y las montañas Mackenzie, ofreciendo entornos increíbles para quienes van en canoa y los que bajan los rápidos a lo largo de su cauce. Claro, también tienen que tener los ojos puestos en el agua, pues las rápidas corrientes, los remolinos y los rápidos tan cambiantes convierten al recorrido en todo un reto, siempre emocionante. Consigue un hidroavión y vuela hasta el nacimiento de río, haz estiramientos y siéntate en la lancha. Para quienes quieren una experiencia más calmada, el Keele también te ofrece la posibilidad de pescar así como grandes posibilidades de observar la vida salvaje en todo su esplendor. Los alces y castores que puedas encontrarte han sido cazados por los pueblos Dene a lo largo del Keele desde hace unos 12,000 años.

Artesanías Acho Dene Native

Los Deh Gah Gotie Dene (gente que vive junto al río) siempre han vivido en los Territorios del Noroeste. La historia y cultura de estos Primeros pueblos se conservan con la ayuda de las artesanías, y justo es de esta tradición de donde nace Acho Dene Native Crafts. Más de 40 productores rurales que viven en la comunidad, utilizan las técnicas ancestrales para hacer ropa de piel, canastas de madera de abedul, joyería, mocasines, mukluks y muchas más cosas. La tienda es la parada obligada para quienes buscan un souvenir que realmente cuente una historia real de los Territorios del Norte.

Related Posts