En la provincia de Terranova y Labrador se reúnen siglos de historia y pintorescas villas de pescadores así como el diseño moderno y aventuras al aire libre. En las siguientes atracciones turísticas se pueden ver todos estos aspectos.

Signal Hill - Crédito: Turismo de Terranova y Labrador

Signal Hill, sitio histórico nacional de Canadá

¿Qué pensarías si te dijera que gran parte de lo que vives cotidianamente está influenciado por acontecimientos que se desarrollaron en una montaña de St. John’s en Terranova? El sitio histórico nacional de Signal Hill (Signal Hill National Historic Site) no es un monumento común y corriente. Soldados ingleses y franceses se enfrentaron por el control de este sitio estratégico durante la batalla final de la Guerra de los Siete Años. Posteriormente, en 1901, Guillermo Marconi recibió justo en Signal Hill la primera señal inalámbrica transatlántica, marcando un hito en la historia de las comunicaciones e impulsando las innovaciones que finalmente nos han llevado a tener teléfonos celulares, como en el que quizás estés leyendo este texto. Hoy en día, los visitantes pueden presenciar una recreación de la historia; escuchar el fuego de cañones y mosquetes cuando el Regimiento Real de Terranova hace la representación de los antiguos ejercicios militares en lo que se conoce como el Signal Hill Tattoo. Puedes realizar un recorrido autoguiado para aprender más sobre la historia militar del lugar y sobre los logros de Marconi. También podrás emprender caminatas por sus senderos, que se extienden por casi tres millas y permiten al visitante disfrutar de vistas espectaculares de St. John’s así como del océano; e incluso ver unas cuantas ballenas o icebergs que vayan pasando por ahí.

Faro Cape Spear – sitio histórico nacional de Canadá

¿Alguna vez has sentido que a tus espaldas está un país completo? El faro Cape Spear (Cape Spear Lighthouse) te ofrece la oportunidad única de experimentar esta sensación. El punto más al este de Norte América, un acantilado rocoso sobre el océano Pacífico, se corona con el faro más antiguo de Terranova. Construido en 1836, el faro Cape Spear fue restaurado para que recuperara su apariencia original. Emprende un recorrido autoguiado y sé testigo de la forma en que viven los Cantwells, la familia que se ha ocupado del faro durante 150 años. Durante la Segunda Guerra Mundial se construyó un fuerte en Cape Spear para vigilar a los submarinos alemanes. Todavía quedan restos del búnker, pero en lugar de estar alerta ante posibles submarinos, ahora puedes estar alerta ante posibles ballenas. ¡Disfruta del borde del mundo!

East Coast Trail

East Coast Trail

Sin importar tu nivel de condición física, tus habilidades o tus preferencias en cuanto al tipo de terreno, el East Coast Trail tiene un sendero justo para ti. ¿Quieres dar un paseo junto al agua? Ahí lo puedes hacer. ¿Quieres hacer una caminata entre una serie de faros? Puedes hacerlo ahí. ¿Prefieres hacer ejercicio y escalar por un terreno rocoso? Perfecto, hay montones de lugares así. Desde un puente colgante a 50 metros de altura hasta excavaciones arqueológicas, pasando por geiseres, las 340 millas del East Coast Trail, naturales o tocadas por la mano del hombre, te ofrecen la oportunidad de encontrar el tipo de senderismo, paseo o caminata que estés buscando, no importa cuál sea.

Gros Morne National Park

Parque Nacional Gros Morne

Si Jurassic Park alguna vez se hiciera realidad, no podrías encontrar un escenario más apropiado que el Parque Nacional Gros Morne (Gros Morne National Park). Durante 485 millones de años las fuerzas de la naturaleza trabajaron para darle forma a este parque hasta convertirlo en una maravilla que te deja con la boca abierta. Las fotografías definitivamente no pueden hacerle justicia a la belleza de los valles, llenos de amplios espacios verdes junto a enormes paredes de impresionantes acantilados. Estas distintivas montañas de roca lisa en realidad son la corteza de la tierra al descubierto, y este sitio ha permitido a los geólogos probar aquí sus teorías sobre las placas tectónicas. Gros Morne es el sueño de los senderistas y los amantes de las caminatas, llenos de senderos marcados y sin marcar, listos para ser explorados y disfrutados. Sus bosques, tierras bajas y ciénagas son el hogar de una variedad de plantas y animales poco comunes, así que mantén los ojos bien abiertos. No olvides traer tu equipo de acampar, ya que probablemente vas a querer quedarte un buen tiempo.

Isla Fogo - Crédito: Turismo de Terranova y Labrador

Isla Fogo

Fogo (Fogo Island) es la isla más grande de la larga costa de Terranova y Labrador. Aunque esta provincia a veces se considera como un destino para los aventureros que buscan acción al aire libre y los exploradores culturales, la Isla Fogo se ha convertido en un destino único y privilegiado para los amantes del arte y la arquitectura. El eje en torno al cual se ha dado este giro es el Fogo Island Inn, un hotel de lujo verdaderamente espectacular a la orilla del mar. El hotel cuenta con un spa en la terraza, una biblioteca y una decoración basada en las tradiciones locales, enmarcado por una construcción y un escenario natural que simplemente no podrás encontrar en ningún otro lugar. Y ya que estás en la Isla Fogo, desearás adentrarte en el arte local, visitar los estudios de arquitectura con los diseños más modernos (los cuales han sido mencionados por el New York Times y el the Guardian), o sumergirte en la música y las historias locales.

Bonavista

Cuando te imaginas las pequeñas villas de pescadores junto a la costa probablemente tengas en mente algo muy cercano a lo que es Bonavista. Este poblado quedó grabado en la historia como el sitio histórico de la llegada de Cabot, donde el explorador italiano Giovanni Caboton inglés) descubrió Norte América en 1497. Hoy en día, Bonavista es un pueblo pintoresco de casas coloridas junto a costas rocosas y playas llenas de guijarros. Hay un buen legado de atracciones turísticas en el área, desde los antiguos edificios y museos, hasta los clásicos faros de la costa; sin embargo, lo más viejo que verás en tu visita son los icebergs que pasan flotando en el océano. Mantente alerta pues también podrás avistar ballenas y, por supuesto, visitar la réplica en tamaño real de la embarcación de Cabot.

L’Anse aux Meadows - sitio histórico nacional - Crédito: Turismo de Terranova y Labrador

L’Anse aux Meadows, sitio histórico nacional

Ya que estamos en el tema de historia y descubrimientos, en el sitio histórico nacional de L’Anse aux Meadows L’Anse aux Meadows National Historic Site encontrarás los primeros vestigios de la presencia europea en Norte América. Mucho antes de Cabot, los Vikingos visitaron Terranova y Labrador, y en L’Anse aux Meadows puedes ver los restos de uno de sus asentamientos. Son edificaciones de madera y turba que se remontan al siglo XI y que son similares a las encontradas en Groenlandia e Islandia durante ese período. Sumérgete en la historia con la ayuda de actores vestidos conforme a la época, observa artefactos originales con 1,000 años de antigüedad y vive como vikingo durante un día en el escenario más ad-hoc, rodeado de acantilados, litorales y ciénegas.

Twillingate - Crédito: Turismo de Terranova y Labrador /Barrett y MacKay

Twillingate

Mariscos y paisajes son las palabras clave cuando se habla de Twillingate. Este pequeño y colorido pueblo de pescadores, localizado en las islas del mismo nombre, es uno de esos lugares donde el pescado llega fresco a tu mesa directo del mar. También es la capital mundial del iceberg y un destino por excelencia para las aventuras al aire libre, con avistamiento de ballenas, playas y navegación en kayak. El senderismo atrae en particular a muchos visitantes, ya que puedes recorrer los senderos del rocoso litoral y recolectar bayas salvajes en tu camino hacia el faro escénico. Y si puedes programar tu viaje para la última semana de julio, asegúrate de darte una vuelta por el Fish, Fun and Folk Festival (Festival del Pescado, la Diversión y el Folklore) donde encontrarás fogatas, fuegos artificiales y mucho más.

Red Bay - Crédito: Turismo de Terranova y Labrador /Barrett and Mackay

Red Bay, sitio histórico nacional

Sólo han pasado algunos años desde que la UNESCO nombró a Red Bay (Red Bay National Historic Site) como patrimonio de la humanidad, sin embargo ese título se lo fue ganando a lo largo de los últimos cinco siglos. En el siglo XVI, miles de balleneros vascos cazaban estos enormes animales marinos en Red Bay, básicamente por su aceite. El pueblo ballenero permanece en el mismo lugar donde se edificó por primera vez y todavía podrás explorar los restos de sus hornos y demás equipamientos. Visita el centro de interpretación para que veas una “chalupa” de casi 8 metros, embarcación utilizada en la caza de la ballena, y luego la compares con los enormes esqueletos de ballena que se encuentran en el sitio y que por mucho son más grandes. Después, sal a pasear por tu cuenta o a navegar en kayak por el océano, eso sí, mantén los ojos bien abiertos por si pasan algunas sombras debajo de ti.

Battle Harbour - Crédito: Benjamin Heath

Battle Harbour

“La capital del pescado salado de Labrador” quizás no te diga mucho, pero a Battle Harbour este apodo lo ha convertido en el centro social y económico de la región. En este lugar se han conservado o restaurado dos siglos de historia, desde las pescaderías hasta las iglesias y las casas, en cuyas instalaciones te puedes hospedar. Puedes dormir en la casa de un antiguo comerciante o policía y, al despertar, ir al pueblo para explorar dónde trabajaban y visitar otras estructuras históricas. Después, podrás ir por una fresca comida y disfrutar de los mismos entretenimientos que se han vivido en Battle Harbour durante los últimos 100 años. Quizás visites este lugar para ver icebergs y orcas, o hacer senderismo, pero lo que te cautivará será su ambiente.

Related Posts