Los 10 Mejores Atracciones Turísticas De Nuevo Brunswick

Bay of Fundy
Turismo de Nuevo Brunswick
Turismo de Nuevo Brunswick

Las mareas más altas del mundo están siempre en primer plano cuando hablamos de Nuevo Brunswick, sin embargo la historia, la cultura y la diversión al aire libre son también parte de una verdadera experiencia en la costa este.

Rappel en bahía de Fundy - Crédito: Nuevo Brunswick Department of Turisme and Parks

Bahía de Fundy

La Bahía de Fundy, donde existen las mareas más altas de todo el mundo, es una verdadera maravilla natural. Estas gigantes mareas, formadas por más de 100 mil millones de toneladas de agua de mar, suben hasta 12 metros dos veces al día... todos los días; es un fenómeno que ha moldeado un paisaje único en la línea costera y en toda la región. Puedes explorar esta imponente bahía de muchas formas. Camina sobre el lecho marino en Hopewell Rocks o haz rappel en los acantilados de Cape Enrage. Aborda un barco para hacer una excursión de avistamiento de ballenas y enfréntate cara a cara con estas bestias del océano; o súbete a un transbordador para llegar a las tres únicas islas que hay en la bahía, cada una de ellas posee sus propias aventuras. Hay tanto que hacer en la Bahía de Fundy que a continuación veremos con detalle algunos de los puntos más destacados.

Bahía de Fundy, Hopewell Rocks - Crédito: Turismo Nuevo Brunswick

Hopewell Rocks

Cerca de la orilla de la Bahía de Fundy se encuentran las famosas Hopewell Rocks, formación rocosa única tallada por la fuerza de la erosión de la marea a lo largo de miles de años. Apodadas como ‘Flowerpot Rocks’ (rocas florero) por su apariencia redondeada y la vegetación que las cubre, estas formaciones rocosas ofrecen un punto de referencia único para determinar las mareas más altas del mundo. Visítalas en un momento de marea baja para caminar por el lecho marino y observar estas enormes rocas que se yerguen unos cuatro pisos por arriba de tu cabeza; luego, regresa unas cuantas horas después y podrás navegar en kayak alrededor de la parte más alta de esas mismas rocas, que sobresalen del nivel del agua. Hopewell Rocks también es un gran lugar para asolearte en sus dos playas, explorar una vasta red de senderos para caminata o disfrutar de una rica comida con la vista de la bahía.

Parque nacional Fundy - Crédito: Turismo Nuevo Brunswick

Parque nacional Fundy

Sí, el parque nacional Fundy es el hogar de esas mismas altas mareas, pero hay mucho más que ver y hacer. El parque es realmente un paraíso para los aventureros. Sus más de 75 millas de senderos te llevarán a través de las montañas hasta valles y bosques, pasando por caídas de agua. Renta una canoa, un kayak o, simplemente, métete a nadar en el hermoso lago Bennett antes de montar tu tienda de campaña para pasar la noche en el parque. Si deseas actividades y diversión más organizadas, puedes jugar golf, pasar la tarde en las canchas de tenis o ser parte de alguno de los muchos festivales anuales que ahí se celebran.

Parque internacional Roosevelt Campobello - Crédito: Turismo Nuevo Brunswick

Parque internacional Roosevelt Campobello

Puede ser que no sepas que alguna vez el expresidente de Estados Unidos, Franklin Roosevelt, pasó sus veranos en la isla de Campobello en Nuevo Brunswick. En el parque internacional Roosevelt Campobello se conmemora el amor de Roosevelt por la isla y su historia. Aquí también puedes visitar la casa de verano del presidente, una hermosa residencia con 34 habitaciones; o puedes participar en la actividad “Té con Eleanor”, una experiencia con té, galletitas y una deliciosa charla con un guía experto en la vida de Eleanor Roosevelt en Campobello. Si tu estilo es más de exteriores, puedes aprovechar los 2,800 acres del parque en donde hay ciénagas, bosques y litorales. Realiza las mismas actividades que el mismo Roosevelt disfrutó: vela, senderismo y días de campo, o visita alguno de los cuatro faros existentes.

Jardín Kingsbrae - Crédito: Turismo Nuevo Brunswick

Jardín Kingsbrae Garden

Los 27 acres del jardín Kingsbrae poseen más de 50,000 plantas perennes en jardines temáticos que le han valido a Kingsbrae ser considerado como uno de los 10 jardines más importantes del país. Se necesita un tour para apreciar de verdad la magnitud de esta colección de flores y plantas, y Kingsbrae ofrece un “paseo sobre alfombra floral” en un carrito de golf. Más allá de las flores, debes visitar los molinos de viento holandeses y perderte en un laberinto de cedros. No dejes de ver el jardín de esculturas, que crece año con año. Saluda a las alpacas que deambulan por el lugar y maravíllate con la belleza y el color de los pavo reales. Juega bocce o croquet y luego almuerza en Savour, restaurante del jardín cuyo chef ha recibido varios premios.

Faro Swallowtail - Crédito: Turismo Nuevo Brunswick

Faro Swallowtail

No podría ser la costa del Atlántico sin un histórico faro de madera de pie junto a la rocosa orilla. El faro Swallowtail está en la isla Grand Manan y es una de las primeras cosas que verás al llegar en el ferry. Uno de los faros más fotografiados de Nuevo Brunswick, Swallowtail fue construido en 1860 y se restauró apenas hace unos cuantos años. Desde su área de observación podrás apreciar una pintoresca vista o, si no quieres tener que subir tantas escaleras, puedes recorrer su estructura. Si lo visitas en verano podrás subir hasta el tope del faro y, además, visitar el museo que ahí se encuentra.

Mercado de granjeros Fredericton

Mercado de granjeros Fredericton Boyce

El mercado de granjeros Fredericton Boyce es uno de los mercados comunitarios más importantes de Canadá. Más de 250 proveedores locales llevan sus productos tales como frutas, verduras, carnes, quesos, panes, vinos y muchos productos más, directo hasta la mesa. Visita el mercado un sábado por la mañana y consigue todo lo necesario para un picnic. O prueba ahí mismo la comida étnica —como las samosas o los bollos chinos— y luego dedícate a explorar el arte local, cerámica, joyería y encontrarás souvenirs únicos. El mercado de granjeros Boyce está abierto todo el año, pero no hay mejor momento para visitarlo que durante la cosecha de otoño.

Villa histórica Acadien - Crédito: Turismo Nuevo Brunswick

Villa histórica Acadien

En el siglo XVII los colonizadores franceses llegaron a asentarse a Nuevo Brunswick. La Villa histórica Acadien nos hace sentir como si hubiera sido sólo ayer. La historia cobra vida cuando caminas junto a actores vestidos conforme a la época y entre 40 edificios históricos, cada uno de ellos con una historia que contar. Maravíllate al conocer cómo sobrevivía una familia el rudo invierno canadiense en una cabaña de 10 x 10, y aprende los cantos y bailes que los ayudaban en esos momentos. Híncale el diente a un pastel de melaza en una tradicional mesa de Acadien… Después de hacer todo esto, saldrás de ahí admirando la perseverancia de la gente de Acadien.

Parque provincial Mount Carleton - Crédito: Turismo Nuevo Brunswick

Parque provincial Mount Carleton

En el parque provincial Mount Carleton tienes más de 42,000 acres de naturaleza virgen para disfrutar. El parque es famoso por sus opciones de senderismo, para lo cual tiene 11 senderos para cualquier nivel de habilidad. Si eres de los que les gustan los retos, atrévete a alcanzar la cima del monte Carleton, que con sus 2,690 pies por arriba del nivel del mar es el pico más alto en las provincias marítimas. Toda el área está llena de árboles, desde el pico literalmente podrás ver 10 millones de árboles. Puedes ir a nadar o a acampar junto al lago Nictua. Algunas de las otras actividades que puedes hacer ciclismo de montaña, observación de estrellas, avistamiento de animales, piragüismo y pesca en hielo. ¿Ya empezaste a hacer tu maleta?

Río Miramichi - Crédito: Turismo Nuevo Brunswick

Río Miramichi

Si lo que a ti te interesa en la pesca, entonces debes pasar el día en el río Miramichi. Su cauce es famoso por la práctica de pesca con mosca y tiene una de las carreras de salmones del Atlántico más grandes de la costa este. Pero, ¿qué pasa si no estás interesado en sacar uno grande? Bueno, puedes meterte en una canoa o kayak y explorar el río a tu propio ritmo, o incluso sólo dejarte llevar plácidamente por el río en una cámara de llanta. Aprende más sobre el río y la región en un paseo en barco, camina sobre la rivera o incluso ve a ver osos. En Miramichi siempre habrá algo que experimentar.

Related Posts