Niágara: De Las Maravillas A Las Vinerías

Niagara Falls

Lo creas o no, Niágara es mucho más que sólo las cataratas.

Además de su incomparable maravilla natural, la región del Niágara alberga una moderna cocina y bodegas vitivinícolas; también posee entretenimiento y casinos de clase mundial, y es un sitio pleno de experiencias tanto al aire libre como históricas.

Ya sea que nunca hayas visto las cataratas del Niágara o que ya la hayas visto cinco veces, siempre hay algo nuevo que explorar. Hemos hecho una guía rápida para ayudarte a organizar tu paseo al Niágara.

El paseo detrás de las cataratas

Catataras del Niágara

Aunque en la región hay mucho más que las cataratas, un viaje a Niágara no estaría completo si no las visitas. ¿Y por qué no? El sonido del agua a medida que te vas acercando, la brisa en la cara cuando volteas 50 metros hacia arriba ante una verdadera maravilla natural y la magnitud de la fuerza de las cataratas hace que lo sientas hasta la médula de los huesos… todo esto es algo de lo que nunca nos cansaremos

Para disfrutar de las cataratas del Niágara hay muchas opciones para escoger.

Tomar un crucero en barco para tener una vista realmente cercana y empapada es la forma más clásica. Ponte tu poncho, súbete al mirador del catamarán Hornblower y haz el tour por el Great Gorge, las cataratas Americanas, las cataratas Velo de Novia y las cataratas Herradura de Caballo, todo desde abajo. Espérate a que se haga de noche y observa cómo se llenan de color en el recorrido especial “Illumination Night Cruise”.

Si disfrutaste estar frente a las cataratas, por qué no ir detrás de ellas. En el Journey Behind the Falls te subes a un elevador y bajas casi 46 metros a través de la roca hasta tu destino por abajo del borde del cañón, justo en el corazón de las cataratas del Niágara. Una rápida caminata a través de un túnel y ya estás parado justo detrás de una pared con una caída libre de agua de más de 13 pisos; no hay una vista como ésta.

Después de verlas por el frente y desde atrás, ¿qué nos falta? ¿Qué tal verlas desde arriba? No vas a encontrar una forma más emocionante de experimentar las cataratas del Niágara que desde la cabina de un helicóptero. Súbete al Niagara Helicopter y vuela lo más cerca posible de la estruendosa agua en un tour personal. Que no se te olvide la cámara.

Helicópteros en el Niágara Crédito: Mike Reyno

Si lo que buscas es una espectacular vista de las cataratas del Niágara, la extraordinaria Skylon Tower te permite disfrutar de un escenario a 235 metros por arriba de la acción. Miradores interiores y exteriores, así como dos salones ofrecen una vista fantástica de esta maravilla natural y más allá, con unas vistas que se extienden por 80 millas.

Jugar afuera

Más allá de las cataratas, la región está llena de razones para estar al aire libre.

Si eres de los que aman el golf, el área posee una de las más grandes colecciones de campos de golf. Hay 48 campos de los cuales puedes escoger, así que está garantizado que encontrarás el que te guste. Si no sabes por dónde empezar, súbete al Niagara Golf Trail, una ruta que te llevará por los siete mejores campos de la región.

Para una experiencia al aire libre pero relajante, dirígete a la región de la costa sur del Niágara y pasa el día tomando el sol en una de las 8 bellas playas del lago Erie. Quienes adoran el agua también deberían visitar Port Colborne. Nombrado como el principal pueblo pesquero de la red de pesca mundial (World Fishing Network’s Ultimate Fishing Town ) en 2013 es un gran lugar para pescar trucha, salmón, lucio y perca, o simplemente relajarte con un línea en el agua.

¿Quieres acelerar tu frecuencia cardiaca? En Niágara hay cientos de millas de senderos para ciclismo, desde caminos serpenteantes hasta retadoras colinas, y todo lo que quepa en medio. Opta por una sencilla ruta ciclista a lo largo del sendero Welland Canals Parkway Trail, bordea viñedos cuando tomes el sendero Niagara River Recreation Trail o vete por parte por la extensa ruta Greater Niagara Circle Route, un popular destino para ciclistas entusiastas.

Del ciclismo regresamos al senderismo. La Cuesta de Niágara (Niagara Escarpment) —una reserva de la biósfera de la UNESCO— es un favorito de los fans del senderismo y las caminatas en la naturaleza. Dirígete al sendero Bruce Trail, la vereda más antigua y larga de Canadá, para sumergirte en la naturaleza a tu propio ritmo.

Aunque no se trata de senderismo, la caminata White Water Walk es una increíble forma de vivir uno de los más salvajes rápidos. Camina por la pasarela y disfruta de los increíbles remolinos de los rápidos (los Whirlpool Rapids), donde la rapidez con que se mueve el agua crea olas de 3 a 5 metros de altura.

Los vinos de hielo de Inniskillin no pueden ser superados

Degustación y cata en Niágara

¿Te gusta visitar sótanos, catar vinos, degustar y descubrir los maridajes perfectos? Niágara es el paraíso de un amante de los vinos, ya que la región es el hogar de más de 80 bodega vinícolas. De ellas, 30 se encuentran en el área de Niagara-on-the-Lake, nombrada por TripAdvisor como el destino número 1 en cuanto a vino y comida en Canadá. El área también es sede el Icewine Festival, una celebración anual de dos semanas de la más típica bebida canadiense. Pruébala, disfrútala con la comida local y averigua dónde se hace.

Al hablar de la cocina local, Niágara está llena de grandes lugares para comer que se surten con ingredientes locales. Ya sea que vayas caminando por la calle en busca de un bocadillo, estés celebrando en un restaurante elegante, o sólo quieras algo para acompañar tu vino, no tendrás problema en encontrar algo que satisfaga tu gusto.

Como lo mencionamos, Niagara-on-the-Lake tiene gran reputación por su alta cocina, y 14 restaurantes de la zona se han reunido para crear Signature Kitchens: “un grupo culinario que celebra el gozo de la cocina loca, artesanal y de temporada”. Pasa por Riverbed Inn para que disfrutes de la cocina del campo con vista a los viñedos locales; come carnes y mariscos en el the Cannery Restaurant o prueba el menú del bistró the Epicurean.

¿Dónde comer después de un día por las cataratas? Para una comida con vista, busca una silla justo encima de las cataratas Herradura de caballo en Elements on The Falls. Justo del otro lado de esta maravilla natural, consiente tus sentidos con una comida del renombrado chef Massimo Capra en el Rainbow Room. O ve al Windows by Jamie Kennedy, en donde podrás disfrutar de una cocina “de la granja a la mesa” y desde el piso 13 tendrás una maravillosa vista de las cataratas.

¿Quieres una cena gourmet al mejor precio? Ve a Benchmark, donde los estudiantes del Instituto de Alimentos y Bebidas Canadienses de la Universidad de Niagara (College’s Canadian Food & Wine Institute) perfeccionan su oficio. O cocina tú mismo tu propia comida, en la escuela de cocina Wine Country Cooking School.

Mercado de granjeros en Niagara-on-the-Lake

Finalmente, si estás planeando un picnic, acude a uno de los muchos mercados de granjeros distribuidos por toda la región, donde encontrarás las mejores frutas y verduras, panadería e ingredientes locales.

Nunca un momento de aburrición

Ahora que ya estamos bien comidos, ¿qué clase de entretenimiento deseas?

¿Eres apasionado de las artes escénicas? Ve al Shaw Festival, una compañía productora que crea un flujo constante de musicales, dramas y comedias que no te querrás perder. Para una mezcla de teatro, danza, música y comedia, dirígete al First Ontario Performing Arts Centre de St. Catharines. O para una experiencia de entretenimiento un poco más ligera, disfruta de un show en Yuk Yuk’s Comedy Club o teatro con cena en Oh Canada Eh?, un musical alegre enfocado en los íconos y estereotipos canadienses.

Festival de teatro Shaw en Niágara

¿Te gusta aprender? Viaja hacia atrás en el tiempo en el museo de historia Niagara Falls. Ve a Fort George, cuartel general de la División Central de la Armada Británica durante la Guerra de 1812. Observa a los soldados vestidos con casacas rojas disparar mosquetes, o incluso dispara uno tú mismo. O sigue la ruta cultural y de arte de la costa sur de Niágara (Niagara’s South Coast Arts & Culture Route) y salta de una galería a un estudio a un museo.

¿Amas las compras? Visita los outlets Canada One Brand Name o la Outlet Collection at Niagara y sal de ahí con una buena oferta.

¿Te gustan los juegos de cartas? Niágara tiene dos casinos de clase mundial, uno de los cuales, el Niagara Fallsview Casino, es el más grande de Canadá, así que siempre podrás encontrar un lugar en la mesa. También puedes irte hacia el sur, al hipódromo Fort Erie y probar suerte con los caballos.

¿Te quieres sentir de nuevo como niño? Da un paseo por el museo de cera, casas encantadas y una galería de juegos en la “Calle de la Diversión” en Clifton Hill.

 

Found a few things you loved on this list? Start planning your Niagara trip on the Ontario Travel website.

Related Posts