Oui!, te damos la bienvenida a Mile End: el vecindario más trendy de la ciudad francófona de Montreal y un sitio de reunión hip por excelencia. Integrado por unas 40 manzanas y delimitado por calles icónicas como Mont-Royal Avenue y Saint-Laurent Boulevard, este barrio es el anfitrión ideal para el haute design, el arte de vanguardia y el café artesanal.

 

Su personalidad francesa y estética en cada detalle hacen de Mile End un must a visitar en tus siguientes vacaciones. No te pierdas las recomendaciones que a continuación te damos para comer, beber, comprar y hacer. ¡Déjate llevar por la joi de vivre Québécois y el savour del momento!

Ponte creativo

Mile End está lleno de artistas colectivos y personajes excéntricos del mundo cultural. Pídele recomendaciones a los locales y asómate a lugares como el estudio del creativo de medios mixtos visuales NADine Samuel, Art Hives, Red Bird Studios o el taller del maestro de impresión en serigrafía Chris Robertson. También puedes visitar galerías más convencionales como la Galerie Simon Blais, en la que se exponen a los principales artistas de Quebec o la Galerie-Espace, que presenta exposiciones temporales de artistas destacados.

Vete de shopping

A photo posted by Ali (@inayali) on

Primero, ve por un bagel con queso crema a St-Viateur Bagel o a Fairmount Bagel. Ya con el estómago lleno, sal de compras a St-Viateur y consigue todo eso que quieres pero que probablemente no necesitas. Ya sea un cappuccino artesanal en Café Olimpico, ropa muy original de la diseñadora quebequense Christiane Garant en Myco Anna, o coloridos accesorios para el hogar y muebles hechos a mano, no te puedes ir de aquí con las manos vacías. Cambia de giro y ve en busca de una novela ilustrada a la librería Drawn & Quarterly, busca artículos de colección vintage en Antiques Loft 9 y escucha el arte local en Le Depanneur Café. Quizás descubras que platicar con los encargados de las tiendas es más divertido que comprar.

Come todo el día

A photo posted by Eva Wang (@eatwitheva) on

¡Prueba algo nuevo! Lo vegano aquí se vive en grande, si no nos crees, compruébalo en Soupe Soup (sopa, obviamente, y ensalada) o en La Panthère Verte. Si lo que quieres es una noche romántica, ve al bar del Hotel Herman, donde comer es un arte y más cuando pruebas las flores comestibles. Conoce al chef Danny St-Pierre, la estrella de la cocina de Quebec y el rey de La Petite Maison, una acogedora cabaña que ofrece platillos sublimes con lo que los críticos llaman una “simplicidad ingeniosa “. Mile End debe ser tu destino si lo que buscas es un tour gastronómico por Montreal, pues podrás sumergirte en una increíble variedad de platillos para todos los presupuestos.

Únete a un evento del barrio

A photo posted by Sahara (@fatma_khazala) on

Le Marché de Possibles, una iniciativa de la comunidad local instalada en el parque en la calle de St-Dominique y Bernard, se convierte en una sede para eventos durante el verano. Descubre lo que está de moda y disfruta del mercado de arte y artesanías, haz un barbecue con los lugareños, asiste a la exhibición de una película, come en los food-trucks o refréscate en un biergarten al aire libre. Da un paseo y observa el estilo en todo lo que te rodea, o cena en un restaurante de moda. ¡No te arrepentirás!

Desvélate

El Bar Datcha, un seductor centro nocturno con temática rusa, es perfecto para quedarte toda la noche deslizándote en su pista llena de humo y amenizada por el DJ. Después de bailar, sube a Kabinet, el bar del siguiente piso, y disfruta de lujosos cocteles de la patria rusa, como un Moscow Mule, en un escenario inspirado en la pre-revolución. Si eres de los que realmente se desvelan, con la llegada del día verás cómo este lugar se metamorfosea en una cafetería. Na Zdorovie!

Juega ping-pong

Date gusto con un tazón de mac’n cheese, una malteada y una sopa de letras mientras retas a tu pareja a una partida de futbolito, Jenga o tenis de mesa en el Ping Pong Club, un restaurante-bar y el primer acercamiento de Montreal para entrar a la fiebre mundial por el ping-pong. Si pierdes, consuélate con uno de sus sabrosos cocteles estilo smoothie que, irónicamente ¡se sirven en conos de papel! Si jugar no es lo tuyo no te preocupes, relájate en este acogedor lugar que, para sus fans, es de lo mejor de Montreal.

 

Visita y conoce Mile End. Te aseguramos que regresarás para disfrutar todos y cada uno de los rincones de Montreal, una ciudad reconocida por su abundancia culinaria y su audacia en la experimentación artística.

Related Posts