Una guía a Canadá para viajeros LGBT

Una guía a Canadá para viajeros LGBT

¿Tienes curiosidad acerca de Canadá pero no sabes por dónde empezar? Te entendemos, ¡es un enorme país con mucho por ver y experimentar! También es un país con una gran diversidad y que se siente orgulloso de su comunidad LGBTTIQ.

Canadá ha apoyado durante mucho tiempo a la comunidad LGBT, y en 2005 se convirtió en el cuarto país en el mundo en legalizar los matrimonios del mismo sexo en todo su territorio. Por lo que no debe ser sorpresa que algunos de los mayores y más celebrados eventos LGBT se lleven a cabo anualmente en el país. Al desfile anual del Orgullo (Pride Parade) que se celebra en Vancouver asisten más de 650,000 personas, incluidos el alcalde de la ciudad y el Primer Ministro Justin Trudeau, quien en el 2016 asistió a tres desfiles del Orgullo (los otros dos, en Toronto y Montreal). A sólo unas pocas horas, Whistler es sede del Whistler Pride and Ski Festival (Festival de Esquí y Orgullo Whistler), una semana de esquí lesbico-gay que cumplió 25 años este 2017. Winnipeg ejemplifica el compromiso de todo el país con la diversidad y la igualdad en el Museo Canadiense de los Derechos Humanos y también será sede de los Outgames 2020. Toronto es el hogar de la comunidad LGBT más grande del país y sede de uno de los festivales del Orgullo más grandes del mundo, el cual atrae a más de un millón de asistentes. Y Le Village de Montreal es uno de los barrios gay más antiguos, sin mencionar que el más grande, del mundo. Además, en 2017 Montreal será sede del primer Canada Pride, una celebración nacional del movimiento LGBT en Canadá, al mismo tiempo que se celebra el cumpleaños número 375 de la ciudad.

 

Claro, esto sólo es una pequeña muestra de lo que Canadá ofrece, y en cada rincón del país hay atracciones únicas en espera de ser descubiertas. Aunque sería imposible plasmar en un solo artículo todos los maravillosos viajes que se podrían planear en el país, éste es un rápido resumen de los lugares imprescindibles en cada provincia y territorio.

Comenzando en la Costa Oeste, la Columbia Británica es un gran lugar para experimentar grandes destinos de ciudad y grandes destinos de naturaleza. Desde las infinitas oportunidades para hacer surf que hay en las playas de Tofino, hasta los exclusivos restaurantes y la floreciente escena de la cerveza artesanal en la capital Victoria, cada centímetro de la Columbia Británica ofrece algo diferente.

No puedes visitar la Columbia Británica sin hacer una parada en Vancouver, que de forma consistente es clasificada como una de la mejores ciudades para vivir en el mundo. Una increíble cultura gastronómica, una fantástica vida nocturna y una rica cultura Aborigen conviven con playas, bosques y montañas a los que puedes llegar en cuestión de minutos.

Luego, ahí está Whistler, una ciudad turística en las montañas que atrae a los buscadores de aventura durante todo el año. Desde algunos de los mejores lugares en Norteamérica para esquiar y hacer snowboard todo el invierno, hasta las mejores caminatas, tirolesas y hasta salto en bungee durante el verano.

Ahora es el turno de Alberta, donde hacer una caminata en las Rocallosas después del almuerzo y todavía tener tiempo para explorar las calles de una gran ciudad antes de la cena, es posible.

 

La capital de Alberta, Edmonton es un gran destino para los amantes de los festivales, ya que es sede de más de 60 festivales a lo largo del año, en los que se presenta de todo, desde arte, hasta barcos de dragones, pasando por vino. Ahí también se encuentra el enorme West Edmonton Mall, el complejo comercial y de entretenimiento más grande en Norteamérica, así como incontables galerías, tiendas, un famoso mercado de granjeros y un pujante barrio LGBT, Jasper Avenue.

 

Una cuantas horas hacia el sur encontrarás Calgary, una metrópoli dramáticamente ubicada entre picos y praderas. Visitantes y lugareños recrean cada año la herencia western de la ciudad, en la mundialmente reconocida Calgary Stampede, un evento que dura 10 días en el que abundan los rodeos, fiestas inspiradas en los cowboys, y mucho para comer y beber. Sin embargo, Calgary es un lugar donde todo el año podrás encontrar entretenimiento, gracias a una crepitante escena cultural y una increíble cocina.

A photo posted by katie goldie (@goldiehawn_) on

A sólo 90 minutos en auto se encuentran las Rocallosas canadienses. Rodeada por picos dramáticamente accidentados en el corazón del Parque Nacional Banff, la ciudad de Banff es una visita obligada. Al pasear por Banff Avenue descubrirás una diversa colección de almacenes de diseñador, tiendas de souvenirs, ropa especial para la aventura, operadores de tours, spas, centros nocturnos, restaurantes, bares y hoteles. Luego tenemos a la ciudad de Jasper, en el parque nacional más grande de las Rocallosas canadienses. Esta tranquila comunidad alpina es un trampolín hacia las aventuras al aire libre: durante el verano ofrece increíbles caminatas, mientras que en invierno posee una fabulosa alfombra blanca para esquiar, así como una enorme vida silvestre y espectaculares vistas durante todo el año.

A photo posted by Chad (@chadpr) on

El vecino que se encuentra hacia el este de Alberta es Saskatchewan. Esta provincia en las praderas es el hogar de la Canadian Mountie, como se le conoce a la Policía Montada de Canadá, así como de algunos de los parques nacionales más bellos del país, de lugares clave en la historia de las Primeras Naciones y de emocionantes aventuras al aire libre. Descubre restaurantes auténticos, pesca de agua dulce de clase mundial, canotaje, caminatas, campamentos y mucho más.

A continuación tenemos a Manitoba, hogar de la bulliciosa ciudad de Winnipeg y del remoto territorio salvaje del Ártico. ¿Quieres hacer snorkel con ballenas beluga, ver auroras boreales y ser testigo de cómo aprenden a cazar los cachorros de oso polar? Todo eso está a tu alcance en la mágica ciudad de Churchill. Si tu estilo es más de vacaciones citadinas, la reputación de Winnipeg como una ciudad para visitarse ha estado en constante crecimiento, gracias —en parte— a atractivos populares como el arquitectónicamente impresionante Museo Canadiense de los Derechos Humanos.

 

Ontario es la provincia más grande de Canadá, y en ella no hay un solo espacio desperdiciado. Es una provincia llena al tope de oportunidades para descubrir nuevas experiencias, así que quítate la venda de los ojos y aprende lo que es estar en los zapatos de alguien más y descubre cosas que jamás imaginaste que te pudieran gustar.

 

Viajar a Ontario en cualquier época del año es una prueba de cuánto puedes exprimir tu estancia. Los aventureros casuales disfrutarán desde las caminatas hasta las escaladas en roca que se pueden hacer en las áreas naturales de Ontario, desde el Parque Algonquin hasta la Bahía Georgiana, pasando por las Mil Islas. Los fans de la música podrán disfrutar de la música aborigen y talentos nativos, así como de las más grandes estrellas mundiales en uno de sus tantos festivales. Para quienes gustan del vino, podrán probar el famoso Icewine (vino de hielo) o catar el Pinot Gris, elaborado en Niagara-on-the-Lake. La lista sigue y sigue.

 

A photo posted by TIFF (@tiff_net) on

Toronto, la ciudad más grande el país, tiene todos los atractivos de un gran centro urbano. Con una gran variedad de barrios, cada uno con su propio sabor y estilo, como Queen Street West— una franja muy trendy en la que hay tiendas y restaurantes y que ha sido nombrada por Vogue como uno de los barrios más cool del mundo y es sede del Queer West Film and Arts Festival. Por toda la ciudad, los amantes de la comida podrán probar un buffet verdaderamente internacional, desde comida callejera hasta alta cocina. Ya sea que vayas al Festival Internacional de Cine de Toronto, al Festival NXNE, a la Torre CN o a un juego de béisbol de los Azulejos de Toronto, te encontrarás con infinidad de visitantes de todo el mundo que cada año llegan para disfrutar los festivales y los atractivos.

Ottawa es otro semillero cultural, rebosante de museos y sede de incontables festivales de música y arte que se celebran durante todo el año. La ciudad es un destino muy popular para los amantes de la buena cocina por sus espectaculares restaurantes, una incipiente escena cervecera y el fantástico ByWard Market. Ottawa también será el lugar que debes visitar en 2017, pues están planeados 12 meses de fiestas para celebrar el 150 aniversario de la Confederación de Canadá.

Muchos de los viajeros internacionales saben que los residentes de Quebec hablan francés, les encanta el hockey y disfrutan de una buena poutine de vez en cuando. Lo que quizás no sepan, es que la provincia tiene mucho más que ofrecer para quienes estén dispuestos a explorar. Tenemos, por ejemplo, las montañas Laurentians, un fabuloso destino vacacional durante las cuatro estaciones del año, con ciudades bulliciosas como Mont-Tremblant, increíbles áreas para caminatas y esquí, apasionados restauranteros y gente abierta que te da la bienvenida. Luego, tenemos los poblados del este (llamados Eastern Townships), una probadita de New England en Canadá, donde encontrarás algunos de los mejores productores de vino del país.

A photo posted by osheaga (@osheaga) on

La ciudad de Montreal es conocida por su increíble vida nocturna y una escena culinaria en la que brillan personalidades de la TV gastronómica como Anthony Bourdain y Kristen Kish. Pero la ciudad tiene mucho que ofrecer en el ámbito cultural, desde museos de arte de clase mundial hasta infinidad de festivales y espectáculos, pasando por modernas boutiques de grandes diseñadores.

Quebec City, la capital de la provincia, ofrece todo el encanto del viejo mundo necesario para crear un bello escenario. En sus calles adoquinadas, entre las que se esconden 400 años de historia, podrás sentir que caminas en una ciudad europea hasta que te topas con un bar muy popular o un restaurante moderno. A sólo unos minutos de la ciudad puedes hacer kayak en el San Lorenzo o caminar sobre un puente suspendido a 270 pies sobre una cascada, antes de dirigirte a la ciudad para visitar un museo o participar en un festival.

Quebec comparte su frontera oriental con la provincial de New Brunswick, la puerta de entrada a las Provincias Marítimas de Canadá (Canadian Maritimes). En la increíble Bahía de Fundy podrás admirar las mareas más altas del mundo, o realizar una observación de ballenas y encontrarte con las jorobadas. Lánzate a una de sus más de 50 playas perfectas, y además explora la cultura, cocina y vida nocturna en la capital de la provincia, Fredericton.

La Bahía de Fundy también se puede experimentar desde Nueva Escocia, el lugar perfecto para hacer un viaje por tierra. Dentro de un rápido recorrido en coche podrás encontrar surf y kayak marítimo todo el año, vinerías y cervecerías, mercados así como deliciosa comida. Dirígete hacia la Isla del Cabo Bretón y juega golf de clase mundial o simplemente recorre la famosa carretera Cabot Trail. Luego pasa algún tiempo en su capital, Halifax, una ciudad para caminar donde las compras y la comida van de la mano (hay marisco fresco en cada esquina).

 

Hablando de comida, a la Isla Prince Edward se le llega a llamar la “isla de la comida” de Canadá, debido a su reputación de que tiene excelentes mariscos. Hogar de Ana la de los Tejados Verdes, la Isla Príncipe Eduardo es un lugar único para visitar infinidad de playas y jugar golf de clase mundial. Date tiempo para caminar por las encantadoras calles de Charlottetown y pregunta a los lugareños cuál es el mejor lugar para tomarte un café o comprar un souvenir propio de ese lugar.

La más grande de las provincias marítima, Terranova y Labrador, tiene kilómetros y kilómetros de costa virgen donde puedes hacer un picnic mientras las ballenas juegan a la distancia y pasan icebergs flotando. Podrás pararte en el punto más oriental de Norteamérica con todo un continente a tus espaldas mientras te llenas del fresco aire del océano. Luego podrás ir a la ciudad de St. John’s para disfrutar algo de música celta y tomarte una yarda de cerveza.

El norte de Canadá ofrece una experiencia de viaje totalmente diferente a lo que hay en cualquier otra parte del país. En una visita a Nunavut, experimentarás la forma de vida Inuit. Contempla a los artesanos mientras trabajan en sus artesanías, experimenta la música y las formas artísticas tradicionales, o adéntrate en la verdadera naturaleza salvaje para visitar los parques nacionales más remotos y observar ballenas beluga, caribús y muchos otros miembros de la vida salvaje.

A photo posted by Dada (@gerdada) on

En los Territorios del Noroeste tendrás incontables oportunidades de admirar las auroras boreales, su ciudad capital Yellowknife ha sido clasificada como la Capital de las Auroras Boreales en Norteamérica. También podrás lanzarte al agua y navegar por emocionantes rápidos o buscar peces enormes.

Un viaje a Yukon es un viaje al pasado. Sigue las huellas de los buscadores de oro y prueba suerte en el Klondike, o remóntate más atrás en la historia y deja que te atrape la cultura de las Naciones Originarias. Recorre ríos imponentes en canoa y baila bajo el sol de medianoche.

Related Posts