Te decimos todo lo que necesitas saber para disfrutar una aventura en Alberta.

Este artículo fue publicado originalmente (en inglés) en el sitio web Travel Alberta.

 

De pie, frente al enorme muro de hielo intento imaginar el movimiento de las aguas glaciales de las cascadas de Grotto en los meses más cálidos. En invierno, la cascada congelada se transforma en el paraíso de los escaladores, vestidos con abrigos y gorros de colores brillantes. La luz cálida del sol matinal se escabulle por el cañón de Grotto y crea un efecto espectacular. Mis hijos, por supuesto, centran su atención en el chocolate caliente y las galletas de arce que distribuye Alan, nuestro guía.

A post shared by Tara (@marquardt1982) on

Dejamos que cada uno de nuestros pequeños elija una nueva actividad invernal para la familia. Ayer, pasamos la tarde en el Centro nórdico Canmore para aprender esquí de fondo. Fue nuestra primera visita a la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1988, pero sin dudas no será la última. Esta mañana, emprendimos una caminata sobre el hielo por el cañón de Grotto, a unos 10 minutos en auto hacia el este de Canmore, en la cordillera frontal de las Montañas Rocallosas.

 

Una lección de geología

A post shared by Visit Canmore (@visitcanmore) on

Discover Banff Tours presta un servicio que incluye el traslado desde los hoteles de Banff y Canmore. Cuando llegamos, nuestro guía Alan nos dio a cada uno calzado adecuado para el hielo y unos bastones que permiten sostenerse y mantener el equilibrio en la superficie resbalosa. El camino tiene una longitud de 4 kilómetros y una elevación mínima, por lo que es una caminata adecuada para casi todos los niveles de entrenamiento. Pueden participar niños a partir de los ocho años. Mientras caminamos por la cuenca congelada del arroyo, junto a una selva de árboles pequeños y de formas extrañas, Alan nos explica la geología del lugar. Hace millones de años, los ondulantes paredones de piedra caliza del cañón se encontraban por debajo del nivel del mar. Mientras más nos adentramos en el cañón, más angosto se hace el camino.

 

Amplio patrimonio cultural

Si bien esperaba encontrar aire fresco de montaña, paisajes imponentes y hermosas vistas de los picos Tres Hermanas, tuve una grata sorpresa cuando nos detuvimos ante la pared de un acantilado para ver unos pictogramas indígenas desgastados por el tiempo. Se calcula que estos dibujos de formas animales y humanas tienen entre 1,000 y 1,500 años de antigüedad y pertenecerían a la cultura hopi, proveniente del suroeste de los Estados Unidos. Se cree que una de las imágenes es un kokapelli (flautista), pintado en un tono ocre proveniente de un pigmento natural usado solo por los hopi. Resulta fascinante pensar que esta gente haya caminado miles de kilómetros desde Arizona hasta las Rocallosas Canadienses.

 

Mi mente vuelve a los escaladores que trepan por el hielo. Quizás el año siguiente hagamos el intento.

Related Posts

Socios