En las 13 provincias de Canadá hay 46 increíbles parques nacionales y reservas de parques naciones (comparado con una combinación de 58 parques en los 50 estados de la Unión Americana), y cada uno tiene su propia historia que contar. Desde la frontera con Estados Unidos hasta el Círculo Ártico, hay un parque para todo amante de las aventuras al aire libre, sin importar en qué lugar del país te encuentres.

 

Aquí tenemos una lista de los parques nacionales de cada provincia y territorio que valen mucho la pena ser visitados.

 

Terranova y Labrador - Parque Nacional Gros Morne

Si Jurassic Park alguna vez se hiciera realidad, no podría encontrar un escenario más apropiado que el Parque Nacional Gros Morne (Gros Morne National Park). Durante casi 500 millones de años las fuerzas de la naturaleza trabajaron para darle forma a este parque hasta convertirlo en una maravilla que te deja con la boca abierta. Las fotografías definitivamente no pueden hacerle justicia a la belleza de los valles, llenos de amplios espacios verdes junto a enormes paredes de impresionantes acantilados. Las Tablelands del parque, distintivas montañas de piedra lisa, son en realidad la corteza de la tierra al descubierto, lo que permite a los geólogos probar aquí sus teorías sobre las placas tectónicas. Gros Morne es el sueño de los senderistas y los amantes de las caminatas, lleno de senderos marcados y sin marcar, listos para ser explorados y disfrutados. También puedes tomar un tour en lancha, subirte a un kayak, acampar, andar en bicicleta y hacer muchas más cosa.

Parque nacional de la Isla del Príncipe Eduardo

¿Qué sería de unas vacaciones en una isla sin nadar? El parque nacional de la Isla del Príncipe Eduardo, con sus 37 millas, localizado en la bella costa norte de la provincia, tiene muchas de las pintorescas playas de arena blanca y roja que han convertido a la Isla en un destino muy popular en el verano. Y quizás quieras relajarte en la playa después de pasar el día caminando, en bicicleta, jugando golf o haciendo geocaching en el parque.

Nueva Escocia — Parque nacional Cape Breton Highlands

Si andas en busca de una vista que te deje sin aliento, el parque nacional Cape Breton Highlands debe estar en el primer sitio de tu lista. El parque está a ambos lados del famoso Cabot Trail, y se extiende desde la costa este hasta la oeste de la isla Cape Breton. En toda esa extensión encontrarás increíbles cañones, bosques interminables, acantilados así como lagos y ríos, todos a tu disposición para que los explores. Para una mejor vista, pocos lugares como el Skyline Trail. Este sendero tiene unas cinco millas relativamente fáciles, que te llevan hasta la cumbre de un acantilado donde puedes ver el atardecer sobre el golfo de San Lorenzo o mantener los ojos bien abiertos por si se aparece una ballena.

New Brunswick — Parque nacional Fundy

El parque nacional Fundy es hogar de las mareas más altas del mundo. Dos veces al día, más de 100 mil millones de toneladas de agua de mar hacen que la marea suba 39 pies, fenómeno que ha dejado su marca en la línea costera. Además de disfrutar las mareas en kayak o en lancha, el parque es verdaderamente un paraíso de las aventuras al aire libre. Más de 75 millas de senderos para caminata y senderismo te llevarán a través de montañas, valles y bosques, pasando por caídas de agua. Renta una canoa, un kayak, o sólo métete a nadar en el hermoso lago Bennett antes de montar tu tienda de campaña y pasar la noche en el parque.

Ontario — Parque nacional Bruce Peninsula

A photo posted by Will (@willietalent) on

Impresionantes acantilados calizos y unas acogedoras y poco profundas cuevas, caracterizan el paisaje del parque nacional Bruce Peninsula. Ubicado justo en las bellas aguas azules de la bahía Georgian, el entorno de este lugar lo hace un popular destino para acampar, hacer senderismo e incluso escalar roca. También puedes disfrutar de un chapuzón más relajado o remar tranquilamente, siempre pendiente de la gran variedad de vida silvestre que te encontrarás en el camino, desde raros reptiles hasta osos negros. Finalmente, Bruce Peninsula es una reserva de cielo oscuro, así que acuéstate en tu sleeping bag y disfruta el cielo estrellado sin que te molesten las luces de la ciudad.

Quebec — Parque nacional La Mauricie

A photo posted by Places wow (@placeswow) on

A mitad del camino entre Montreal y la ciudad de Quebec se encuentra el parque nacional La Mauricie. Las 207 millas cuadradas del parque se encuentran en las montañas Laurentians, cuyas ondulantes colinas y valles lo convierten en un destino muy accesible para senderismo y ciclismo de montaña. Noventa y tres por ciento del parque está cubierto por bosque y mucho del resto está ocupado por unos 150 lagos de diferentes tamaños, de tal forma que un viaje a La Mauricie te brinda la oportunidad de sumergirte en la naturaleza. Campamento, pesca, canoa, nado… este parque lo tiene todo.

Manitoba — Parque nacional Wapusk

Una de las áreas de guaridas de osos polares más grande en el mundo se encuentra en el parque nacional Wapusk (wâpask es la palabra Cree para decir oso blanco), y eso sólo es la punta del iceberg en cuanto a vida salvaje se refiere. Zorros árticos, liebres árticas, caribús, lobos e incluso glotones tienen a este parque de 4,430 millas cuadradas como su hogar. Localizado en el subártico, casi frontera con la bahía Hudson, es un lugar fantástico para hacer un tour de observación de vida silvestre; haz una excursión en canoa y explora los sitios históricos cercanos relacionados con el comercio de pieles.

Nunavut — Parque nacional Auyuittuq

A photo posted by Rishi Maharaj (@murrkittai) on

Glaciares, escarpadas montañas y ríos dominan el terreno del parque nacional Auyuittuq. La perspectiva de un terreno retador atrae a varias ligas de senderistas y esquiadores, la mayoría de los cuales sigue el Paso Akshayuk (conocido localmente como Pang Pass) un corredor de viaje tradicional de los inuit de 60 millas que atraviesa el parque. No todos podemos recorrer las 60 millas, así que los visitantes pueden hacer caminatas de un día al Círculo Ártico, o enfrentar el terreno en un trineo o en una motonieve. Si hay algo que se debe visitar en el parque, tiene que ser Mount Thor. El nombre de la montaña le va perfecto, ya que tiene la caída vertical más alta del mundo a 4,101 pies. Es algo digno de admirar.

 

Saskatchewan — Parque nacional Grasslands

A photo posted by Jo & Ng (@acrosscan_) on

Cuando te imaginas unas praderas, amplias extensiones llenas de verde pasto, un mar verde, manadas de bisontes… lo que en esencia tienes en mente es el parque nacional Grasslands. Uno de los dos parques nacionales de Saskatchewan, Grasslands es un Reserva de Noche Oscura, lo que convierte a este lugar en el lugar ideal para disfrutar de observaciones sin obstáculos del cielo estrellado. Durante el día, toma el Ecotour Scenic Drive, que es básicamente un safari de la pradera que te llevará muy cerca de una manada de bisontes, o visita una excavación arqueológica o ensilla un caballo y lánzate detrás del ganado a campo abierto.

 

Territorios del Noroeste— Parque nacional Wood

¿Has visitado algún parque nacional que sea más grande que todo el país de Suiza? El parque nacional Wood Buffalo en realidad es el más grande de Canadá, con más de 17,300 millas cuadradas. También es el hogar de la más grande presa hecha por castores, de una de las manadas más grandes del mundo de bisontes en libertad y es la última área de anidación natural que existe para la grulla americana, que se encuentra en peligro de extinción. Asegúrate de ir a las extrañas Salt Plains, los restos disecados del lecho marino que existió hace 380 millones de años, donde los minerales salinos son presionados desde debajo de la superficie y salen como estalagmitas sobre el terreno.

 

Alberta — Parques nacionales Banff and Jasper

Está bien, son dos parques nacionales, pero no nos pudimos resistir. Banff y Jasper son los dos parques nacionales más visitados en todo Canadá, y en lugar de tratar de elegir entre uno u otro, dijimos, “bueno, ¿y por qué no ambos?”

 

El parque nacional Banff, el primero en ser designado como tal, en 1985, es hogar de glaciares, bosques, ríos, valles y, por supuesto, montañas, y todo te impactará por su grandeza y belleza. En este parque encontrarás el pintoresco lago Louise, con su agua azul turquesa y asentado perfectamente frente al glaciar Victoria, te dejará con la boca abierta. Luego está el hermoso lago Moraine, igualmente merecedor de foto y gran lugar para una rápida caminata o remar un rato. La mejor forma de explorar el cuerpo de agua más grande del parque, el lago Minnewanka, es en un recorrido en lancha que tiene una duración de una hora. Claro, hay mucho más que ver y hacer, pero un párrafo es insuficiente para hacerle justicia a este parque.

A photo posted by Steve Alkok (@stevealkok) on

El parque nacional más al norte, en las Rocallosas, es el parque Jasper y también es el más grande de la región, con 4,250 millas cuadradas. Hay tanto que explorar en este inmenso parque, comenzando con las bellas cataratas de Athabasca. La caída de agua, de 75 pies, quizás no es muy alta, pero su fuerza es impresionante. Luego está el cañón Maligne, que con una profundidad de 160 pies es hogar de caídas de agua, fósiles y todo tipo de flora y fauna.

Yukón — Parque nacional Vuntut

Pocas personas disfrutan el parque nacional Vuntut. El parque, de 1,678 millas cuadradas sólo recibe unos 25 visitantes al año, ya que se encuentra muy al norte de Canadá, cerca del Círculo Ártico. Sin caminos pavimentados para llegar en auto y accesible sólo por aire, la vasta e increíble naturaleza de Vuntut todavía tiene grandes áreas sin explorar. Pero si estás en busca de aventura, el parque sí que vale la pena el viaje. Observa a 150,000 caribús de Grant pasar a través del parque en una de las migraciones masivas más grandes del planeta, rema bajo el sol de medianoche o maravíllate con las auroras boreales.

 

Columbia Británica — Reserva del parque nacional Pacific Rim

A photo posted by @adventures_in_living on

Playas, bosques tropicales e islas rocosas conforman la increíble reserva del parque nacional Pacific Rim (Pacific Rim National Park Reserve). El parque, de más de 197 millas cuadradas, realmente posee todos y cada uno de los escenarios que caracterizan la costa del Pacífico. Camina descalzo por las 10 millas de Long Beach o enfúndate en un traje de neopreno para intentar surfear. También podrías llenar tu mochila con suministros para toda una semana y lanzarte por los bosques tropicales, los acantilados, las caídas de agua y las cuevas que hay a lo largo de las 47 millas del sendero de la Costa Oeste. Escucha las historias que forman parte de la mitología de las Naciones originarias Nuu-chah-nulth y luego sigue la huella de la historia al abrigo de una gigante pícea de sitka en el viejo bosque. El parque nacional Pacific Rim es un verdadero tesoro canadiense.

 

¿Te fascina disfrutar el aire libre? Revisa seis experiencias de la vida silvestre que te dejarán sin aliento.

Related Posts