Canadá es un crisol multicultural con personas de 200 naciones, y casi el 20 % de la población forma parte de minorías visibles. Esto se refleja en los vibrantes vecindarios y en las diversas comunidades étnicas que pueden encontrarse en todo el país, y que parecen versiones en miniatura de otras ciudades del mundo.

 

Conoce los vecindarios únicos de Canadá que presumen un estilo multicultural.

 

Little Italy

Montreal, Quebec

A post shared by Anne Bernard (@allerdetour) on

Bohemia, artística y seductoramente francesa, así se la puede describir a Montreal, una ciudad donde un tercio de los habitantes nacieron fuera de Canadá. Aunque hay muchos sitios coloridos en esta diversa ciudad, no dejes de visitar la vivaz Little Italy. Este lugar sido un punto de reunión italiano desde el siglo XIX y se trata de un barrio con frondosos parques y pintoresca arquitectura. Allí, encontrarás animados cafés al aire libre sobre el St-Laurent Boulevard y en sus alrededores, la Iglesia de Nuestra Señora de la Defensa, decorada con frescos, y el afamado mercado público Jean-Talon. Pasea por el bullicioso mercado, donde se muestran platos internacionales, productos frescos y artesanías; ve de compras por las encantadoras boutiques; y prueba delicias italianas (pastas amasadas a mano, calamares, pizza, etc.), en especial en el destacado Primo & Secondo. Amantes de la buena comida, ¡no se pierdan la oportunidad de degustar algunos platos!

 

Parkdale

Toronto, Ontario

A post shared by isabelle (@allons.y) on

Toronto, que no tiene nada que envidiarle ni a Nueva York ni a Londres, es “el centro de Canadá” y su capital multicultural. En sus calles, escucharás 140 idiomas distintos; más de la mitad de la población nació en el extranjero y reside en comunidades como Little India, Portugal Village, Greektown y Chinatown. Vale la pena visitar vecindarios como Corktown, donde se establecieron muchos inmigrantes irlandeses, y el residencial Roncesvalles Village, un distrito de raíces polacas donde ahora pueden probarse platos libaneses, franceses, españoles y tailandeses. Sin embargo, Parkdale, en Toronto, es una gema que aún no acaba de descubrirse. Aquí, encontrarás enclaves del Caribe, el Tíbet y África del Norte, mezclados con incorporaciones de estilo hipster y bohemio. Ubicado en Queen West, cerca de King Street West y de la orilla del lago, este vecindario se encuentra en una etapa de transición, con lo cual resulta un tanto tosco y muy interesante, con bares y restaurantes modernos intercalados con antiguas construcciones victorianas, lofts industriales y edificios a medio desarrollar. Cena en el moderno Parts and Labour o prueba comida vegana en el Imperative. Escucha música en vivo, sal de fiesta y compra prendas de temporada.

 

Chinatown

Vancouver, Columbia Británica

A post shared by @clarryt_ on

En el centro de la zona este de Vancouver se encuentra el barrio chino más grande de Canadá. Es una zona genial con aires de otra época; enérgica, bulliciosa, auténtica y colorida, con una gran cantidad de callejones con ropa tendida y escaparates eclécticos. Los inmigrantes que trabajaban en la construcción del ferrocarril de Columbia Británica se asentaron aquí en la década de 1800, y aún puede percibirse su historia en la actualidad. Sabrás que has llegado cuando pases por el elaborado arco Millennium Gate, sobre Pender Street. Camina por las veredas y examina las pilas de pescado fresco y exóticos hongos, sacos de arpillera repletos de hierbas medicinales, tiendas abarrotadas de tés exóticos, recipientes de porcelana pintada, destellantes vestidos de seda china y patos glaseados asándose en las rosticerías vidriadas. Siéntate en comedores atestados de familias y degusta platos chinos y dim sum, o únete a la multitud en restaurantes modernos como Bao Bei y Juke. Luego, relájate en el tranquilo jardín Dr. Sun Yat-Sen Classical Chinese Garden, donde, cada otoño, se organiza un festival de la luna llena, además del espectacular desfile por el Año Nuevo Chino, que se celebra a finales del invierno.

 

Gimli

On Lake Winnipeg, Manitoba

El legado nórdico es patente en Gimli, situado a una hora de distancia al norte de Winnipeg, donde una imponente estatua vikinga que se erige en Harbour Park les da la bienvenida a los visitantes. Apodada “la nueva Islandia” en 1875, hoy en día, la cultura islandesa y el legado vikingo aún influyen en todo, desde los restaurantes hasta las actividades de la comunidad, pasando por las artes. Visítalo en el festival islandés de verano que se celebra a fines de agosto, llamado Islendingadagurinn, y prueba la vinatarta (una tradicional tarta de ciruelas) u hojea el Libro de la Vida, un registro de historias familiares, en el New Iceland Heritage Museum. Al aire libre, disfruta de deportes invernales al estilo escandinavo, como practicar esquí nórdico, pescar en hielo o andar en motonieve; o pasa los días veraniegos nadando y descansando en la playa de Gimli. Mira películas proyectadas en una pantalla flotante en la playa durante el Gimli Film Festival, que dura cinco días. Disfruta de lucios americanos recién pescados frente al río (visita Lakeview Resort); recorre las galerías de arte y compra recuerdos atípicos, como cascos vikingos, en la maravillosa tienda de 1899 H.P. Tergesen and Sons general store.

 

Whitehorse

Territorio del Yukón

Aunque son naturales de los Trópicos, las comunidades más grandes de filipinos se encuentran en el norte, en particular, en Whitehorse. De hecho, los inmigrantes de las Filipinas constituyen el pueblo nacido en el extranjero de mayor tamaño en los tres territorios de Canadá. En Whitehorse, cena en el restaurante y panadería Talk of the Town, ubicado en el centro, donde puedes probar favoritos internacionales, como calamares y quesadillas, junto con especialidades filipinas: arroz con mango, lechon kawali (panceta frita con papaya adobada) y pancit bihon (salteado de fideos de huevo Canton con pollo, camarones y vegetales). Visita el sitio web de la Asociación Filipino-Canadiense o los folletos que se entregan en diferentes puntos de la ciudad para participar en bailes folclóricos, festivales de música y otros eventos típicos.

 

Kensington Village

Calgary, Alberta

En el centro de Calgary y cerca del río Bow, Kensington Village, con sus clásicos edificios de ladrillo y sus salones de tatuaje, alberga una mezcla de culturas que lo convierten en uno de los sitios más concurridos de la ciudad para salir en la tarde o por la noche. Deléitate con excelentes restaurantes al aire libre (que sirven desde comida india hasta batidos verdes), bares repletos, compras de artículos caseros y música en vivo. Algunos de los favoritos son el festivo restaurante mexicano Julio’s Barrio, que sirve margaritas gigantes, sangrías y tacos en el patio; Peacock Boutique, donde se venden muy buenos productos de segunda mano; y Hot Wax Records, donde encontrarás vinilos y cassettes de otras épocas. Comparte pizzas napolitanas a la leña en el patio en el moderno y chic Ristorante Pulcinella, y, después, deléitate con un helado en Amato Gelato, que sirve 72 sabores rotativos y abre hasta tarde. Kensington organiza 40 eventos al año, entre ellos, catas de cerveza y ferias de arte.

 

Bouctouche

Near Moncton, Nuevo Brunswick

A post shared by Canada (@imagesofcanada) on

Bouctouche, una bonita ciudad portuaria en la desembocadura del río Bouctouche y ubicada a 40 minutos al noreste de Moncton, es famosa por sus playas de arena y su cultura acadiana. Los acadianos son descendientes de colonos franceses que se establecieron en Acadia (Quebec y las provincias marítimas) en los siglos XVII y XVIII. Hablan francés acadiano, y la música es central para su cultura. Fundada en 1785 por dos hermanos, Bouctouche rinde homenaje a su pasado en Le Pays de la Sagouine, un pueblo histórico recreado con cabañas de hermosos colores que esconden música, comedia, danza y obras teatrales inspiradas en el premiado libro La Sagouine. Por otra parte, en Irving Eco Centre, una de las restingas de arena naturales más largas de América del Norte, puedes jugar al golf, recorrer el mercado agrícola o caminar y montar en bicicleta entre las gigantes dunas, por los senderos y las ramblas.

 

Centro

Saskatoon, Saskatchewan

No hace falta ir muy lejos para encontrar pirogis cubiertos de crema agria y trozos de panceta en Saskatoon, en el río Saskatchewan Sur. Aquí, casi el 20 % de sus habitantes tienen raíces ucranianas. Un reciente festejo por el Día de Ucrania en el parque Kiwanis del centro atrajo a 10 000 entusiastas para disfrutar de la música, el baile y un mercado de auténticas vasijas hechas a mano. El Ukrainian Museum of Canada organiza una gran cantidad de divertidos eventos públicos sobre el banco del río, y también pueden adquirirse prendas de vestir y telas tradicionales en su tienda de regalos. Conoce a los lugareños, juega billar y prueba nachos ucranianos en The Copper Mug. Prueba repollo relleno en el simple Baba’s Homestyle Perogies o platos auténticos y exóticos en Touch of Ukraine, un lugar distendido con techo de paja.

 

No es necesario recorrer el mundo para conocer diferentes culturas: pasea por un tradicional jardín chino, come platos típicos de Italia, las Filipinas y Ucrania, y celebra el legado vikingo... ¡todo en Canadá!

Related Posts