Cambridge Bay es el centro regional dinámico de la región de Kitikmeot en el oeste de Nunavut y se está preparando para ser una comunidad destacada en el territorio. Con la finalización de Canadian High Arctic Research Station (CHARS), la estación de investigación del alto Ártico, la aldea se está equipando con nuevas opciones gastronómicas y de alojamiento para recibir más turistas y residentes. No solo es un destino increíble para pescar, observar aves, practicar senderismo, realizar excursiones arqueológicas y navegar en canoa o en kayak, sino que ahora también es el centro de conocimientos del Ártico de Canadá.

 

Si está en la región, aproveche para explorarla y ver qué la hace única.

 

Viva la leyenda: “escale el gigante”

Aunque técnicamente no es una montaña dada su altura de 200 metros, el Monte Uvajuq, también conocido como Monte Pelly, es lo que más sobresale en el paisaje llano de la isla Killiniq (isla Victoria), cerca de la Bahía de Cambridge. Este montículo tiene una ubicación estratégica importante no solo para los cazadores actuales, sino también para los antiguos saqqaq, tuniit, thule y los ancestros de los inuit. Desde allí, pueden verse muchos lagos, con abundancia de peces y hábitat de aves acuáticas.

 

Una carretera desde la Bahía de Cambridge lo llevará hasta la base, 15 kilómetros al noreste. A medida que se acerque a esta colina, y a las dos más pequeñas a su lado, solas en el paisaje, quizá reconozca en ellas el legendario lugar de descanso de tres gigantes que murieron en estas tierras hace muchos años. Según la leyenda local, estas muertes marcaron un cambio importante en el mundo.

 

Se cuenta que, antes de los inuit y sus antepasados humanos, la tierra estaba poblada por gigantes que vivían para siempre. Estos gigantes comían grandes animales marinos, como ballenas boreales y morsas. Una familia decidió atravesar la isla Killiniq en busca de comida, puesto que escaseaba donde se encontraban. Uvajuq era el padre; Amaaqtuq, la madre; e Inuuhuktu, el hijo. Cruzaron el terreno llano y atravesaron los lagos de la isla con facilidad, pero no encontraron alimentos que saciaran su gran apetito. El caribú era apenas un mero roedor. Finalmente, Amaaqtuq se debilitó mucho y no pudo seguir. Cayó de bruces y murió. Inuuhuktu caminó unos pasos más y también murió. Por último, Uvajuq cayó también, con su cabeza apuntando al sur. Según la leyenda, su vejiga reventó y creó los lagos sobre la ladera sur de la colina. Con el paso de los siglos, las rocas y la tierra cubrieron sus cuerpos. Pero, si mira de cerca, aún puede verse el contorno de sus costillas en las colinas.

Uvajuq tiene cinco rutas de senderismo, con guías disponibles en el centro para visitantes de la costa ártica de la Bahía de Cambridge. En la ruta del Ciclo de las Estaciones, hay marcas de carpas y escondites de una zona de asentamiento milenaria. En la ruta Tolemaqk, a menudo pueden verse bueyes almizcleros. En la ruta Neakoa, que significa “la cabeza del gigante”, hay muchos yacimientos arqueológicos y lugares excelentes para pescar y acampar. La ruta Neakoa Kengmetkoplo, que significa “de la cabeza a los pies”, recorre el contorno de Uvajuq, como su nombre implica. Finalmente, la ruta Ovayok, que es otra forma de escribir Uvajuq, llega hasta la cima.

 

Haga algo relajado

Salga a pescar. A fin de cuentas, el nombre inuinnaqtun de Cambridge Bay es Ikaluktutiak, que significa “un buen lugar para pescar”. Comuníquese con uno de los guías de Cambridge Bay por adelantado y planifique su itinerario o, simplemente, pregunte en el centro para visitantes de la comunidad, si no tuvo mucho tiempo para preparar el viaje. No hay mejor forma de experimentar lo que esta tierra tiene para ofrecer que salir, tomar algo de aire fresco y obtener una pesca abundante. Hasta podría convertirse en una comida excelente también. Asegúrese de pasar por la oficina de la Asociación Cooperativa o del Departamento de Medio Ambiente para adquirir un permiso antes de salir a pescar.

 

Además, si le gusta remar y tiene la inquietud de navegar el océano Ártico en kayak, después de realizar una prueba de salida de un kayak volcado de manera exitosa y de abonar una tarifa reducida, puede formar parte de Ikaluktutiak Paddling Association y acceder a los botes y equipos del club.

 

Frases comunes (para audaces)

A post shared by Canadian Geographic (@cangeo) on

El idioma local es el inuinnaqtun, un dialecto de la lengua inuit. No se desanime si no puede dominar la lengua para articular estas palabras. Al principio, es difícil aprender las lenguas inuit. La mayoría de las personas con las que se encuentre sabrá inglés, pero, si quiere probar, el Norte es un lugar receptivo y muchos estarán encantados de ayudarlo a practicar la lengua local. (Sugerencia: no pierda horas de sueño tratando de descifrar la q).

 

Si le dicen tunngahugit (“bienvenido”), puede responder tunngahuktunga (“me siento bienvenido”).

 

Si le preguntan kinauvit (“¿cómo se llama?”), puede responder con su nombre más –ujunga (por ejemplo, Juan-ujunga, que significa “mi nombre es Juan”).

 

Un par de palabras esenciales son hii para “sí” e imannaq para “no”, pero levantar las cejas o fruncir la nariz, respectivamente, permiten ilustrar el punto.

 

Y quanaqqutit es “gracias”.

Related Posts

Socios