Más allá de las pistas: Verano en Whistler

Famoso mundialmente por su nieve, a menudo a Whistler se le encasilla como destino invernal. Sin embargo, los lugareños saben que eso no es verdad. Este vibrante centro turístico adquiere una nueva personalidad a medida que los días se hacen más largos y la temperatura aumenta.

¿Quieres ir tachando varias cosas de tu lista de actividades por hacer antes de morir? Date una vuelta por este paraíso en las montañas donde hay algo para todos, desde el explorador de la naturaleza hasta el aventurero de los sillones.

Más allá de las pistas: Verano en Whistler

Senderismo

Si hay montañas, hay senderos. Enclavado en la Cordillera del Pacífico de las Montañas Costeras, Whistler ofrece senderismo para todos los niveles. Si eres un experto montañista, sube a la montaña a tu propio ritmo y elige una ruta de un día, como el sendero Skywalk, o quédate cerca del pueblo para observar las flores silvestres de la montaña. Si ya ha pasado un tiempo desde la última vez que fuiste por algún sendero montañoso, puedes optar por un tour donde veas todo, desde los glaciares hasta los bosques ancestrales. ¿Quieres las vistas de la cima de la montaña pero no quieres sudar? Súbete al teleférico Peak 2 Peak, que te da acceso a casi cincuenta kilómetros de senderos, así como una impresionante vista desde el teleférico más alto y largo del mundo. Si eres del tipo aventurero, escoge una cabina con piso de cristal.

Más allá de las pistas: Verano en Whistler

Relajación

Si pasaste el día saltando de un puente o conquistando montañas, nada se siente mejor que hacer todo a un lado y dedicarse a no hacer nada. Piénsalo, incluso si no anduviste de aventurero durante el día, un momento de relajación en el spa o en una clase de yoga se agradece mucho después del bullicio y ajetreo de la villa. Comienza tu camino hacia la relajación en una clase de hatha yoga en Yogacara, luego dirígete al Scandinave Spa para recargar energías en las lujosas albercas calientes y frías.

Si ya salió el sol, ve al Lost Lake (Lago Perdido) o a alguna de las muchas playas de Whistler para darte un chapuzón ¡definitivamente recomendamos un día de campo! Una vez que hayas recibido tu dosis diaria de vitamina D, regresa a la villa a explorar las tiendas para recibir una buena terapia de compras

Otro excelente lugar para relajarte son las fuentes termales naturales, pero se requiere un poco más de esfuerzo para llegar a ellas. Organiza el viaje para visitar estas tres que están bastante cerca de la villa.

Más allá de las pistas: Verano en Whistler

Aventura

Whistler es sinónimo de aventura. Deja tus esquís y tablas y adéntrate en las emociones que ofrece el clima cálido. Si lo tuyo no es el salto en bungee, puedes intentar alguna de las tantas tirolesas y aventuras entre árboles que hay en la montaña. Desde una caminata tranquila bajo el follaje del bosque, hasta una experiencia cardiaca al lanzarte por las tirolesas más rápidas y largas de la montaña, quedarás fascinado al ver el mundo desde arriba. Si tomas un tour en cuatrimoto tendrás una perspectiva única de la montaña. Adéntrate a los lugares menos conocidos con un tour guiado que te llevará de arriba para abajo, prácticamente cubriendo todo el terreno.

¿Prefieres probar tu fortaleza? Escala rocas en Vía Ferrata, una escalera en el acantilado que te dejará aterrado y maravillado al mismo tiempo. Pero no te preocupes, siempre tendrás un guía a tu lado. Una vez que hayas terminado de subir, recibirás tu recompensa con una vista que ni los lugareños tienen.

Y ya que te ejercitaste hasta sudar, refréscate con un rico chapuzón. Si practicas paddle board de pie (surf de pie con remos) en Alta Lake podrás vivir un encuentro cara a cara con el lugar. O si prefieres, puedes hacer un recorrido en canoa al río Golden Dreams (sí, ese es su nombre: sueños dorados), con esas vistas tendrás que pellizcarte para saber que no estás soñando. Quienes buscan una aventura espectacular en agua también deben recorrer los rápidos para entender a plenitud el poder de la naturaleza, con una sonrisa en la cara y un remo en la mano.

Más allá de las pistas: Verano en Whistler

Ciclismo

No necesitas nieve para bajar por las pistas. Whistler es la meca del ciclismo de montaña y ofrece un parque especial para practicarlo, así como infinidad de senderos que se entrelazan por un terreno verdaderamente retador para los ciclistas que gustan del campo traviesa. Para quienes no son tan extremos, les recomendamos la red de senderos del Valley Trail, que se extiende por 40 kilómetros a través del Valle de Whistler. Está pavimentada y ofrece la posibilidad de rodar por una ruta panorámica que equilibra el ejercicio con el turismo. Lánzate a la aventura ciclista e inscríbete en alguno de los tantos eventos de este deporte que se llevan a cabo en Whistler, como Crankworx que garantiza una buena dosis de adrenalina, o la carrera BC Bike para vivir una verdadera experiencia de ciclismo de montaña en la Costa Oeste.

Más allá de las pistas: Verano en Whistler

Descubrimiento

Antes de entrar a alguno de los espectaculares restaurantes de Whistler, disfruta la cultura local e internacional en el Centro cultural Squamish Lil’wat y en el Museo de arte Audain. El Centro cultural Squamish Lil’wat es un edificio impresionante que presume ser el primer centro dedicado al arte, historia y cultura de las Primeras Naciones. No sólo posee las típicas exhibiciones de un museo, aquí podrás disfrutar de una caminata en la representación de un bosque así como a participar activamente en la creación de artesanías.

El elemento cultural de más reciente adición es el museo de arte Audain, en el que podemos presenciar cómo fue el florecer del arte de la Columbia Británica. Su impresionante colección permanente presenta piezas increíbles de las Primeras Naciones, desde máscaras talladas a mano hasta obras de reconocidos artistas a nivel mundial, como Emily Carr y Rodney Graham. Además, sus exposiciones temporales presentan asombrosas obras internacionales, todas ellas enmarcadas por uno de los edificios más innovadores y únicos de Whistler. Una apuesta que es ganar-ganar.

Más allá de las pistas: Verano en Whistler

El “after”

¡No sólo es para los esquiadores! Después de un largo día de relajación en el spa o aventurándote entre las copas de los árboles, te mereces un trago. Dirígete a la villa y encuentra el lugar donde, metafóricamente, te quieras sentar y quitar los zapatos. Goza la comida de clase mundial en Araxi (en serio, ha ganado muchos premios) o puedes elegir tomar una cerveza en Longhorn Saloon & Grill. Puedes aprovechar y probar un poco de toda la comida y bebida que hay en la villa en un tour de degustación, y luego visitar Escape! Whistler, donde serás retado a salir avante de un cuarto de juegos lleno de acertijos y adivinanzas.

Más allá de las pistas: Verano en Whistler

Celebrar

Mezcla tus aventuras diarias con uno o dos eventos únicos. Escápate a la montaña con la Mountain Top BBQ Series o explora los alrededores con el GO Fest, donde encontrarás de todo: desde hot cakes para el desayuno y espectáculos callejeros, hasta escenarios de película y un lugar para hacer paddle-board de pie. Si prefieres actividades relacionadas con la música, hay una serie de conciertos al aire libre en donde podrás disfrutar presentaciones como la de la Orquesta sinfónica de Vancouver y de José González.

¿Te gustan los deportes de invierno? Revive los Juegos Olímpicos de Vancouver 2010. Visita el Whistler Sliding Center, donde podrás realizar un recorrido por las pistas e incluso deslizarte en un recorrido de locura. También puedes probar tu puntería en el Parque Olímpico al disparar un rifle calibre .22 (de los usados en el biatlón), claro, con un instructor especializado junto a ti. ¿No tienes tiempo para un tour? Lo que no te puedes perder es una foto junto los aros en la Plaza Olímpica de Whistler.

Y no podemos dejar de mencionar la célebre vida nocturna de Whistler. Hay un montón de pubs, bares y centros nocturnos para escoger, dependiendo de tu estado de ánimo. Aquí también te encontrarás con un montón de gente extravagante y que, al igual que tú, están en busca de una noche de ensueño en la villa, tomar una cerveza artesanal y bailar al ritmo de DJs reconocidos internacionalmente. Planea tu velada con anticipación o déjate llevar a través del pueblito, a ver a dónde llegas.

Whistler está exactamente en un cruce de caminos donde se entrelazan excelentes servicios urbanos e impresionantes sitios al aire libre. Dirígete a la autopista Sea to Sky y encontrarás tu aventura de verano en las montañas (¡y tiendas y bares y restaurantes!). Y que no se te olvide, la nieve no lo es todo.

Para saber más de Whistler, visita su sitio web.

Related Posts