Esta publicación apareció por primera vez (en inglés) en el sitio web de Manitoba Hot website.

 

Cada año llegan a Manitoba cientos de exploradores ansiosos por ver y estar cerca de uno de los mamíferos más grandes: el oso polar. Estos viajeros se llevan una gran sorpresa en su recorrido, pues hay otras grandes aventuras además de ver osos en esta provincia canadiense. La ciudad de Churchill está repleta de sitios y actividades que no te puedes perder. A continuación, encontrarás un listado de lo que el Norte tiene para ofrecer:

 

Sitios históricos y culturales

Cape Merry

Churchill desempeñó un papel esencial en el comercio de pieles cuando Hudson Bay Company, la empresa más antigua del mundo, comenzó operaciones en el norte de Manitoba en 1670. Tal fue el éxito de este lugar que para 1747, y con el fin de proteger la base de negocios en la zona, se construyó the Prince of Wales Fort, un enorme fuerte con increíbles vistas al océano. Ahora lo que se protege en este sitio son recuerdos y grandes historias. Visita este destino durante el verano y asómbrate con los antiguos cañones y miradores de Cape Merry.

 

Centro de Información para Turistas Park Canada

 

Para los viajeros que llegan en tren a la estación de Churchill, este lugar de exhibición es un primer vistazo a la historia del lugar, ya que muestra artefactos del Fuerte Prince of Wales y de la fábrica de York. Aquí observarás pieles y conocerás cómo se construía un bote de York. Además, podrás apreciar lo difícil que era la vida para los habitantes del Norte.

 

Museo Itsanitaq (mejor conocido como Eskimo Museum)

No puedes irte de Churchill sin visitar el Museo Itsanitaq, que se encuentra ubicado en las principales calles de la ciudad. El lugar está lleno de arte, historia y artefactos que datan de hace 3,500 años. Podrás ver piezas de marfil y esteatita, talladas artesanalmente y que relatan la historia del Norte, así como piezas de las culturas de Dorset y Thule, los ancestros de los inuit modernos.

Kelsey Boulevard is Churchill’s shopping hub.

Souvenirs

 

Pasa una tarde de compras y pasea por las tiendas que llenan la calle principal de la ciudad, Kelsey Boulevard. Encuentra una variedad de artículos para elegir, desde un peluche de oso polar hasta un frasco de mermelada hecha en el invernadero local, Boreal Gardens. No te vayas de aquí sin comprar unos mocasines de piel hechos a mano.

 

¡El mejor paseo de tu vida!

Trineo con perros

Visita Manitoba de la manera tradicional y aventúrate en un paseo en trineo con perros a través del bosque boreal. Está garantizado que te divertirás y disfrutarás aún más convivir con los perros que componen el equipo de trineo. Estos cachorros aman correr en todas las estaciones y los visitantes siempre se sorprenden con lo serio que se toman su trabajo. ¡Guau!

 

Paseo en helicóptero

A photo posted by Kballs (@outfunya) on

No hay mejor forma de ver el paisaje del Norte canadiense que desde el cálido asiento de un helicóptero. Observa la transición de panoramas desde la bahía a la taiga y al bosque boreal mientras buscas algún oso o alce desde las alturas.

 

Resbaladilla de oso polar

Si viajas con niños, asegúrate de visitar el Town Complex, el cual sirve para muchos propósitos, desde escuela hasta patio de juego. Aquí encontrarás pasajes de bowling y ¡hasta una alberca! Además, este lugar cuenta con una increíble resbaladilla en forma de oso polar para que los niños se diviertan al máximo.

 

No te pierdas nada

Barcos hundidos

A photo posted by Mike (@93mp) on

En Churchil siempre hay algo que hacer. Comienza con el barco hundido llamado MV Ithaca, el cual se encuentra varado en la bahía desde que encalló en 1960. Otras ruinas para conocer es el avión estrellado conocido como Miss Piggy. Este avión C46 se ganó su apodo porque los locales creían que estaba cargado de motonieves y refrescos.

 

Oportunidades para fotos

A photo posted by Megan Harder (@meganharder) on

El Inukshuk en la playa se ha convertido en un imperdible, al ser un lugar perfecto para tomar fotografías en Churchill, y también resulta ser uno de los lugares favoritos de los osos. Cuando estos peludos merodean por la zona, los oficiales de conservación de Manitoba intervienen y los llevan al Polar Bear Jail, en donde los cuidan para después ser transportados a la vida salvaje.

 

Ciencia y naturaleza en la palma de tus manos

Las Luces del Norte

Si deseas ver una aurora boreal en tu viaje al norte de Manitoba, prepárate para ser despertado a las dos de la mañana, pues a esa hora te avisarán que ya comenzó el show. La mejor época para ver el cielo iluminarse con listones azules, rojos y verdes es en invierno (entre enero y febrero).

 

Vida salvaje

 

Es cierto, los osos son la principal atracción de Manitoba, pero no te olvides que otros animales también se merecen tu atención. Mantén los ojos abiertos para ver al zorro rojo y al zorro del ártico, también hay liebres, búhos blancos y osos grizzli.

 

Centro de Estudios del Norte de Churchill

A photo posted by Sylvain Masse (@masssyl) on

Si te mueres de ganas de hacer un viaje único al Norte, esta es tu oportunidad. El Centro de Educación e Investigación de Churchill abre sus puertas a investigadores, científicos e incluso turistas del Ártico para hacer un tour muy peculiar con osos polares. Vete a unas vacaciones para aprender sobre los gigantes del ártico y participa en los estudios de investigación. Este lugar es amigable con el medio ambiente y tiene un domo para ver auroras.

 

Base de lanzamiento de cohetes

Durante más de 40 años varias agencias espaciales, incluida la NASA, lanzaron cohetes de Churchill a la atmósfera terrestre para distintos propósitos. Lo que antes fue una gran atracción turística, ahora es una base de cohetes en desuso que aún atrae a los curiosos que desean visitar el lugar que alguna vez lanzó más de 3,500 cohetes.

 

Una prueba de la hospitalidad del norte

Conoce a los habitantes

                                   

Los ciudadanos están acostumbrados a recibir visitantes durante las temporadas altas y les fascina contar historias. Todo lo que tienes que hacer es ir a un bar local o a un restaurante para escuchar las leyendas y anécdotas que datan de muchas generaciones atrás.

 

Comer y beber

A photo posted by Maude (@mcglobetrotteuse) on

Los sabores de Churchill son sorpresivamente frescos y deliciosos dado que esta ciudad debe esperar a recibir sus suministros una vez a la semana. Prueba el té ártico y el alce, y no dejes de probar una dona del famoso Gypsy's Bakery. The Tundra Inn Pub ofrece noches de micrófono abierto para que los locales y turistas se reúnan en una sesión de música improvisada. Disfruta de una linda cena en el en el Seaport Hotel's Reef Restaurant o en el cálido Lazy Bear Cafe.

 

¡Qué oso, que te pierdas esta increíble oportunidad!

Related Posts